Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2016Nº 85

Microbiología

Nuestro segundo genoma

El estudio del metagenoma humano, el sinfín de genes de la comunidad microbiana que alberga nuestro cuerpo, ayuda a identificar los beneficios que nos aportan los distintos microorganismos.

Menear

Desde su aparición hace unos 200.000 años, la especie humana —al igual que el resto de seres multicelulares, incluidos animales y plantas— ha vivido en íntima asociación con diversas comunidades microbianas. No hablamos de una infección pasajera, sino de una relación estable con géneros y especies microbianas claramente determinados. La estabilidad de la asociación durante milenios refleja la existencia de una adaptación mutua entre las distintas especies y el anfitrión. Además, indica que en la relación predomina la simbiosis o mutualismo, es decir, la asociación conlleva algún tipo de beneficio para las especies implicadas, incluido el anfitrión (las relaciones de pura patogenicidad son oportunistas y no perduran, bien porque se agota el recurso o bien porque la selección natural favorece los individuos resistentes).

Cada ser humano convive con un inmenso número de bacterias, protozoos, levaduras y virus. Estos se alojan de forma estable en la piel y en las cavidades corporales comunicadas con el exterior (fosas nasales, boca, tubo digestivo, vagina). Emerge por tanto una nueva concepción que entiende al ser humano como un «supraorganismo», compuesto no solo por sus propias células sino también por una multitud de células microbianas. Esa colectividad de microorganismos presenta un conjunto de genes que intervienen en numerosos procesos biológicos del anfitrión. La totalidad de los genes microbianos, distintos de los del anfitrión, se denomina metagenoma o microbioma humano, y constituye nuestro segundo genoma. Nuestra dotación genética es, por tanto, un agregado del propio genoma y del metagenoma [véase «El ecosistema microbiano humano», por J. Ackerman; Investigación y Ciencia, agosto de 2012].

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.