Análogos terrestres. Marte… y más allá

23/03/2015 6 comentarios
Menear

Una de las claves fundamentales que caracteriza las investigaciones sobre planetología y astrobiología, radica en la investigación, desde distintas ámbitos y enfoques, de determinadas zonas singulares de nuestro planeta: los denominados análogos terrestres.

Es complejo establecer una total similitud de los sitios de Marte con los ambientes de nuestro planeta. De hecho, ninguna zona de la Tierra es exactamente como Marte o como cualquier otro planeta o luna de nuestro sistema solar. Sin embargo, desde una perspectiva terrestre, sí es posible realizar un ejercicio de planetología comparada y considerar las características y evolución geológica y atmosférica que ha sufrido Marte con respecto a la Tierra, a través de las pruebas y modelos que apuntan a la presencia de agua líquida sobre (y bajo) su superficie, especialmente en las primeras etapas de su evolución planetaria.

Existen determinadas zonas de la Tierra que presentan características singulares y únicas, por su climatología, geomorfología, mineralogía, geoquímica, etc., que permiten utilizarlas como modelos para otros planetas. Estas zonas son los denominados "análogos terrestres". Sitios especiales donde podemos probar nuevos instrumentos y prototipos, que formarán parte de futuros rovers o landers, o donde estudiar y evaluar la validez de determinadas cuestiones y modelos científicos en su futura extrapolación planetaria.

Estos análogos son normalmente ambientes extremos en los que también se considera la investigación de su biología. Hoy sabemos que la vida es mucho más robusta de lo que aparentemente podría parecer. Existen microorganismos que son capaces de vivir en ambientes de metano, sometidos a importantes dosis de radiación, en el subsuelo, en regiones polares, en zonas salinas, en ambientes hidrotermales subaéreos y submarinos, etc. No obstante, se trata de algo totalmente especulativo ya que, hasta el momento, la única vida que conocemos es la terrestre.

Por ello, desde el punto de vista del reconocimiento de las condiciones de habitabilidad planetaria es importante el estudio de los análogos terrestres. Tanto por la información ambiental que nos proporcionan, como por la identificación de geomarcadores y biomarcadores, que puedan ser utilizados en Marte, Europa, Titán, Encélado o cualquier otro planeta o luna de interés astrobiológico. Por ello, los estudios y las misiones planetarias se vienen complementando, desde hace ya más de 20 años, con la caracterización de los análogos terrestres. En ellos se realizan investigaciones multidisciplinares de vanguardia, que no solo implican la caracterización físico-química de ambientes y su evolución geológica, mineralógica y geoquímica, sino también el estudio de sus ecosistemas extremos, con aplicación directa a la exploración de otros mundos. Marte es, hasta el momento, el mejor ejemplo de ello (aunque no el único) donde los análogos están siendo unas herramientas muy útiles, sobre todo para la interpretación paleoambiental.

España, gracias a su geodiversidad reconocida internacionalmente, aloja numerosos de estos análogos terrestres, zonas que venimos investigando y promoviendo internacionalmente en relación con Marte: el sistema hidrotermal almeriense del Jaroso, las evaporitas del SE ibérico, el volcanismo de Canarias y Campos de Calatrava, río Tinto, las salinas de Bujaraloz o el Golfo de Cádiz, entre otros. Y existen muchas más zonas aún por explorar e investigar; zonas que, desde España, nos trasladan de la Tierra al espacio.

 Canarias_Marte_JMF

La imagen corresponde a uno de los estudios que estamos actualmente realizando en Canarias (Lanzarote) en relación con Marte. Desde 1989 venimos trabajando en las islas con distintas perspectivas geológicas mineralógicas y geoquímicas y, concretamente desde 1999, nuestro equipo ha sido el principal impulsor de los trabajos que han promovido la importancia planetaria y astrobiológica del archipiélago. Foto: Grupo de investigación CSIC "Meteoritos y Geociencias Planetarias". Laboratorio de Geociencias de Lanzarote.