NASA Mars2020 es la misión más ambiciosa, asombrosa y extraordinaria enviada por la humanidad a otro planeta. Con el aterrizaje del rover Perseverance y con todo lo que estamos viviendo podría decirse que asistimos en vivo y en directo a momentos épicos que bien podrían haber formado parte de una película de ciencia-ficción. Entre otros objetivos, Perseverance buscará signos de vida (principalmente pasada) en Marte estudiando aquellos compuestos orgánicos que pudieran estar relacionados con ella (biomarcadores). Asimismo, lleva instrumentación avanzada e innovadora, que ayudará a establecer los pilares científicos para comprender y emprender la posible futura habitabilidad humana en el planeta rojo, otorgando a la Astrobiología un papel que, aunque aún es muy inicial, es ya fundamental. Cápsulas donde muestras de suelo y rocas marcianas serán recuperadas y enviadas a la Tierra en una futura misión para su investigación mucho más concienzuda, instrumentos para convertir el dióxido de carbono en oxígeno, un dron helicóptero, micrófonos y un conjunto de instrumentos científicos miniaturizados que constituyen un prodigio de diseño, ciencia e ingeniería.

Hace apenas unas horas que NASA acaba de anunciar el nombre del lugar de aterrizaje del Perseverance, honrando la memoria y obra de una reconocida escritora de ciencia ficción: Octavia E. Butler. Aunque Perseverance no es ciencia ficción, sino ciencia avanzada, ambas se vienen combinando desde hace decenios en el colectivo global, impulsando una sinergia cultural que, en ocasiones, nos hace difícil diferenciar donde empieza la ficción y dónde termina la ciencia. Muchos autores de la ciencia-ficción abrieron la imaginación de generaciones sobre aventuras que se desarrollan en el espacio, fomentando vocaciones para la exploración del cosmos (algo que también es mi caso). Como se indica oficialmente, los méritos de Octavia E. Butler van más allá de sus propias historias ya que "enfatizó la diversidad en relatos de realidades alternativas y futuros lejanos" y, tal y como expresa Kathryn Stack Morgan, científica adjunta de Perseverance "Butler inspiró e influenció a la comunidad científica planetaria y a muchas otras, incorporando a aquellos que habitualmente no están suficientemente representados en los campos STEM"

Los nombres oficiales de los objetos y estructuras planetarias siguen un procedimiento y un protocolo que debe ser aprobado por el Comité de Nomenclatura de la Unión Astronómica Internacional (IAU). Sin embargo, no es así con muchos nombres de trabajo de ciencia que se vienen utilizando como referencias "no oficiales" en los estudios e investigaciones planetarias. Como bien se indica en el reciente artículo de Alan Boyle, la NASA tiene tradición de dar sus propios nombres a sitios de aterrizaje en otros mundos, tales como Tranquility Base (Apolo 11, 1969), Carl Sagan Memorial Station (Pathfinder, 1997), Challenger y Columbia Memorial Stations (Spirit y Opportunity, 2004), Bradbury Landing (Curiosity, 2012) y ahora, Octavia E. Butler para Perseverance.

Sería absurdo pretender sintetizar aquí la vida y obras de esta genial escritora y sus vinculaciones, casi sin pretenderlo, con NASA. Nació, vivió y se educó en Pasadena, obteniendo un Grado Asociado en Artes, especializado en Historia. Como afroamericana denunció y criticó los problemas de segregación y la pasividad de generaciones previas de afroamericanos , incidiendo en la necesidad de reclamar la igualdad de derechos sociales a todos los niveles combatiendo la discriminación racial. Cuando aún se encontraba en la escuela, con apenas 13 años, envió su primer texto a una revista de ciencia ficción. Su primer trabajo publicado fue "Crossover" en 1971 en la antología Clarion Workshop y publicó su primera novela "Kindred" (que ya incorpora el viaje en el tiempo) en 1979. Consiguió reconocimiento y numerosos premios y galardones, entre ellos ganadora del prestigioso Premio Hugo de ciencia-ficción en varias ocasiones, en 1984 y 1985. Y este mismo año el Locus Award y el Science Fiction Chronicle Reader Award. Años después, en 1995, se convirtió en la primera escritora de ciencia ficción en conseguir la beca John D. y Catherine T. MacArthur Foundation, dotada con 295.000 dólares. En 1999 consiguío el Nebula Award con su novela "The Parable of the Talents".

Tal y como se indica en el anuncio en twitter de NASA/JPL "Los protagonistas de las obras de Octavia E. Butler encarnan determinación e inventiva, haciendo de ella la persona que encaja a la perfección con la misión del rover Perseverance, y con su tema de superar los desafíos"

Es por eso por lo que este nombre e iniciativa de NASA tiene para mí un significado especial, aunando este trinomio que me marca en lo científico y personal. Cuando, como miembro del equipo de ciencia del rover Perseverance recibí el pasado 2 de Marzo la comunicación acerca del nombre de Octavia E. Butler, mi reacción fue de grata sorpresa y enorme entusiasmo, contestando rápidamente al mensaje y ofreciendo mi colaboración también en este sentido. Como ya he comentado en más de una ocasión, la ciencia ficción desempeñó, en mi caso, un papel crucial para mi actual actividad investigadora como científico planetario y astrobiólogo. Y no solo durante mi adolescencia, sino que es algo que continúa en la actualidad. Hacía apenas dos años que había publicado mi libro de microrrelatos planetarios de ciencia-ficción "El Mensaje Darwin" (protagonizado por una científica planetaria y astrobióloga) y este hecho conjugaba, por paradojas del destino, este trinomio entre ciencia-ficción-Marte-astrobiología.

Octavia E. Butler falleció el 24 de febrero de 2006 y casi justamente 15 años después, un 18 de febrero de 2021, Perseverance aterrizó en Marte en la zona que hoy lleva su nombre.

Imagen: Marte: Cortesía NASA/JPL y Octavia E. Butler: Cortesía Writers House Literary Agency / Courtesy Ching-Ming Cheung

Jesús Martínez Frías
Jesús Martínez Frías

Experto en Meteoritos, Geología Planetaria y Astrobiología en el IGEO (CSIC-UCM) y Profesor Honorífico (Ingeniería Aeroespacial) de la UC3M. Presidente de la Red Española de Planetología y Astrobiología. Miembro de misiones NASA y ESA e instructor de astronautas ESA-PANGAEA en el Geoparque UNESCO de Lanzarote. Preside la IAGETH; ha sido profesor en varias universidades y ha publicado 11 libros y más de 300 artículos. Miembro del Consejo Asesor de la Fundación Gadea Ciencia. Académico de la Academia de Ciencias, Ingenierías y Humanidades de Lanzarote. Cuenta con 2 premios de NASA y 5 de la ESA.

Página web personal

Sobre este blog

Si te gusta la naturaleza, el universo y la vida, aquí encontrarás información sobre planetología y astrobiología. Adéntrate en el sistema solar, la materia primigenia y los procesos geobiológicos relacionados con el origen de la Tierra y la vida, su evolución y búsqueda más allá de nuestro planeta.

Ver todos los artículos