Observando el desarrollo de los acontecimientos, venía pensando si escribir o no esta entrada. Pero, tal y como está evolucionando la situación mundial --y teniendo en cuenta las serias implicaciones de la invasión militar de Ucrania por parte de Vladimir Putin y la intolerable agresión que ello supone también a nivel científico y tecnológico espacial--, creo que es casi una obligación ética e ineludible. Especialmente en esta semana que conmemoramos el 61º Aniversario de la salida al espacio de Yuri Gagarin a bordo de la nave espacial Vostok 1, con la que orbitó la Tierra por primera vez.

El 12 de Abril fue reconocido y declarado internacionalmente por Naciones Unidas, en su 65º Sesión de la Asamblea general del 25 de Marzo de 2011, como el Día Internacional de los Vuelos Espaciales Tripulados. Y lo hizo con el siguiente texto (Naciones Unidas A/65/L.67):

Día Internacional de los Vuelos Espaciales Tripulados

La Asamblea General, Profundamente convencida de que conviene a toda la humanidad que se fomenten y amplíen la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos, como patrimonio de toda la humanidad, y se persevere en los esfuerzos para que todos los Estados puedan gozar de los beneficios derivados de esas actividades,

Asignando gran importancia a la cooperación internacional en las actividades espaciales con fines pacíficos, respecto de la cual las Naciones Unidas deberían seguir siendo un centro de coordinación,

Recordando que el 12 de abril de 1961 fue la fecha del primer vuelo espacial tripulado, realizado por Yuri Gagarin, ciudadano soviético nacido en Rusia, y reconociendo que ese evento histórico abrió el camino para la exploración del espacio en beneficio de toda la humanidad,

Acogiendo con beneplácito que la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos celebre en su 54º período de sesiones el quincuagésimo aniversario del primer período de sesiones de la Comisión y el quincuagésimo aniversario de los vuelos espaciales tripulados,

1. Declara el 12 de abril Día Internacional de los Vuelos Espaciales Tripulados, en el que se conmemorará cada año a nivel internacional el principio de la era espacial para la humanidad, reafirmando que la ciencia y la tecnología espaciales contribuyen de manera importante a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, a aumentar el bienestar de los Estados y los pueblos, y a asegurar que se vea cumplida su aspiración de reservar el espacio ultraterrestre para fines pacíficos.

Un texto que contrasta con la situación actual, no solo en cuanto a contexto social global, sino también en cuanto a las resoluciones y sanciones, que solo 11 años después, Naciones Unidas está tomando frente a la invasión de Ucrania. La resolución A/ES-11/L.1 de la Asamblea General de Naciones Unidas fue aprobada el pasado 2 de marzo y condena inequívocamente la invasión. Un total de 106 países suscribieron el borrador de resolución, que fue aprobado con 141 votos a favor, 5 en contra, 35 abstenciones y 13 ausencias.

Los hitos y aportaciones de la antigua URSS y de la actual Rusia a la exploración espacial son indudables y constituyen un hecho histórico indiscutible para toda la humanidad. Sería prolijo pretender ofrecer aquí una síntesis de todos ellos. Como también lo sería intentar analizar o abrir un debate sociopolítico sobre lo que está ocurriendo, incluida la batalla informativa en los medios y en las redes sociales (porque no es el sitio), con sus antecedentes, causas, acciones pasadas similares de este y otros países, etc.

Hay un hecho que es claro e inequívoco: contraviniendo el artículo 2, párrafo 4 de la Carta de las Naciones Unidas, Rusia está invadiendo militarmente Ucrania (algo que dijo reiteradamente que nunca haría y que esta posibilidad era solo un invento), está masacrando a la población civil, destruyéndolo todo y causando el éxodo de millones de personas, que están siendo acogidos como refugiados en diferentes países. Estas acciones, causadas unilateralmente por Vladimir Putin, se están empezando a contemplar como posibles crímenes de guerra.

Frente a ello, Rusia ha recibido numerosas sanciones internacionales de diversa índole y calado a las que ha respondido también con réplicas, algunas de ellas con repercusión directa en la exploración espacial en general (por ejemplo, la paralización de los lanzamientos de los cohetes Soyuz desde Kourou o las relativas a la ISS) y otras específicamente relacionadas con la exploración de Marte. La Agencia Espacial Europea ha decidido suspender la misión del rover Exomars, que debía partir en septiembre y que se impulsaba y desarrollaba desde hace años junto con Rusia.

Esta misión en la que vengo participando desde el punto de vista científico, siendo incluso Co-IP de proyectos sobre ciencia asociada a uno de sus instrumentos, no constituye solo un programa que busca detectar pruebas de la posible presencia pasada de vida en Marte (y de que tal vez pueda haberla actualmente bajo su superficie). También pretende poner en marcha las tecnologías necesarias para una futura posible misión tripulada al planeta rojo. Es como si Europa se encontrara de nuevo gafada en su pretensión de poner un rover "Rosalind Franklin" en Marte, truncándose, en este caso, debido a la invasión. Una nueva decepción para todos, especialmente los que venimos poniendo tanta ilusión, dedicación y esfuerzo en este objetivo.

El pasado martes, 12 de abril, recordando de nuevo la hazaña de Gagarin y en especial sus palabras, me decidí a escribir este artículo.:

"Al mirar la Tierra desde lejos te das cuenta de que es demasiado pequeña para el conflicto y lo suficientemente grande para la cooperación."

En una entrada en este mismo foro, escribía lo siguiente

"A nivel humano en relación con Marte tardaremos un poco más, pero, si todo va bien, el próximo año, será una mujer, una científica, "Rosalind Franklin", quien nos representará robóticamente, como pionera de las futuras misiones tripuladas... y también en nuestros anhelos."

Por ello, me pregunto ¿Qué pensaría hoy Yuri Gagarin sobre lo que está ocurriendo?

 

Jesús Martínez Frías
Jesús Martínez Frías

Experto en Meteoritos, Geología Planetaria y Astrobiología en el IGEO (CSIC-UCM) y Profesor Honorífico (Ingeniería Aeroespacial) de la UC3M. Presidente de la Red Española de Planetología y Astrobiología. Miembro de misiones NASA y ESA e instructor de astronautas ESA-PANGAEA en el Geoparque UNESCO de Lanzarote. Preside la IAGETH; ha sido profesor en varias universidades y ha publicado 11 libros y más de 300 artículos. Miembro del Consejo Asesor de la Fundación Gadea Ciencia. Académico de la Academia de Ciencias, Ingenierías y Humanidades de Lanzarote. Cuenta con 2 premios de NASA y 5 de la ESA.

Página web personal

Sobre este blog

Si te gusta la naturaleza, el universo y la vida, aquí encontrarás información sobre planetología y astrobiología. Adéntrate en el sistema solar, la materia primigenia y los procesos geobiológicos relacionados con el origen de la Tierra y la vida, su evolución y búsqueda más allá de nuestro planeta.

Ver todos los artículos