El mito: La única motivación de la ciencia es el avance del conocimiento. Solo olvidando a la sociedad, para centrarse exclusivamente en la búsqueda de la verdad, están eventualmente los científicos en condiciones de beneficiar a la sociedad.

ice cream

… Sin embargo los científicos son personas que comparten los mismos motivos y determinantes de otros seres humanos en otras áreas de actividad, incluidos los más mundanos. La organización de la producción de conocimiento en ciencia tiene la función de minimizar la influencia de esos condicionantes externos de carácter no epistémico. 

Como ha mostrado el análisis naturalista de la ciencia, el buen funcionamiento del sistema no necesita presuponer la perfecta racionalidad y filantropía de sus agentes. Es precisamente lo que argumenta David Hull haciendo uso del argumento económico de la mano invisible, al explicar la excelencia epistémica de la ciencia, no en términos del seguimiento individual de reglas, sino en términos de sus características organizativas.

De acuerdo con dicho argumento, la institución científica está organizada de modo tal que una mano invisible transforma el “egoísmo individual” del físico o el biólogo en el “bienestar epistémico” de la comunidad de físicos o de biólogos. El sistema de recompensas y distribución de prestigio y recursos, a través de mecanismos como la revisión por pares, promueve la competitividad y el rigor, dando lugar a que el comportamiento de los científicos individuales, motivados por la legítima búsqueda de esos recursos curriculares o materiales, se ajuste a pautas de excelencia que, globalmente, favorecen la corrección de errores y la conducta racional. Se trata de mecanismos que tienen el efecto global de promover la evitación del fraude, estimular la cuidadosa replicación de resultados, alentar la distribución del esfuerzo de investigación e incentivar la exploración de nuevos ámbitos de desarrollo disciplinar.

Artículos relacionados

Lee también en SciLogs

José Antonio López Cerezo
José Antonio López Cerezo

Catedrático de lógica y filosofía de la ciencia en la Universidad de Oviedo. Unidad de Investigación en Cultura Científica de CIEMAT. Red temática CTS de la Organización de Estados Iberoamericanos. Autor de Ciencia y política del riesgo (Alianza Editorial, 2000), Políticas del bosque (Cambridge University Press, 2002), El triunfo de la antisepsia (Fondo de Cultura Económica, 2008), El canal de Panamá (Libros de la Catarata, 2014).

Sobre este blog

El foro pretende ofrecer un espacio de reflexión crítica e intercambio de ideas, un espacio no para la certidumbre sino para la duda y la pregunta inteligente sobre cómo poner las relaciones entre ciencia, tecnología y sociedad al servicio del progreso social.

Ver todos los artículos (11)