Vista aérea de Chernobyl aún incenciándose.Acabo de terminar de leer el libro sobre Chernobyl de la reportera bielorrusa (y premio Nobel de literatura en 2015), Svetlana Alexievich. El texto es el resultado de una serie de entrevistas que hizo a los sobrevivientes diez años después del accidente. La autora ha seleccionado y ordenado ciertos fragmentos de tal modo que, sin decir nada ella misma, produce un retrato impactante de lo sucedido.

Aunque obviamente no es el objetivo principal de la autora, no pude evitar fijarme en la variedad de percepciones sobre la radiación que tenían los entrevistados. En un extremo vemos un físico que entendía perfectamente el daño que puede causar la radiación, alejó a su familia del sitio e intentó (inútilmente) alertar a las autoridades y la población en general. En el otro, los habitantes más viejos de las poblaciones cercanas al reactor, que no quisieron saber nada de lo que había pasado y optaron por quedarse donde siempre habían vivido. Y en medio, un abanico tan variado como las personas mismas.

Para no alarmar a la población, las autoridades minimizaron el problema y omitieron protegerlos con medidas bien conocidas y sencillas. Como la radiación no se ve, el engaño (y autoengaño) fue más fácil y muchas personas permanecieron demasiado tiempo cerca de la zona más peligrosa. En los meses y años que siguieron al accidente, conforme unos morían, otros se enfermaban y los bebés nacían con terribles defectos, la radiación fue cobrando significado entre la población.

En muchos sentidos Chernobyl es un excelente ejemplo de cómo no hacer las cosas. En particular, deja clarísimo que se necesita muchísima más comunicación –antes y después del evento- acerca del proceso, los posibles accidentes y las acciones necesarias para minimizar el daño.

Chenobyl hoy, cubierto por el New Safe Confinement. (foto de Tim Porter, Wikipedia)

 

Artículos relacionados

Susana Biro
Susana Biro

Historiadora y divulgadora Dirección General de Divulgación de la Ciencia en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Sobre este blog

Una mirada al pasado para pensar la ciencia de otro modo.

Ver todos los artículos (21)