¡Bienvenidos!

08/10/2015 4 comentarios
Menear

¡Bienvenidos a «La curiosidad mató al gato... o no»!

Finalmente, y aunque con un poco de retraso sobre lo previsto, echa a andar este nuevo espacio sobre filosofía y física cuántica, o mejor, tal vez, sobre las rarezas conceptuales, paradojas, conflictos, absurdos y cuestiones filosóficas a que nos enfrenta la física cuántica.

Si la ciencia, la física en este caso, parece dedicada a imaginar, buscar y encontrar (en el mejor de los casos), la inmensa variedad de objetos y piezas que conforman nuestro conocimiento del mundo, de lo que llamamos realidad, la filosofía se puede ver como un intento de comprender, ordenar, clasificar y, al fin y al cabo, dar una cierta coherencia a la colección (o, cuando menos, a la máxima cantidad de objetos posible). Esta tarea es particularmente compleja cuando nos acercamos a los fenómenos que describe la física cuántica.

De hecho, no por muy manida resulta menos cierta, aún a día de de hoy, y después de tantos avances, tanto en la teoría como experimentales, el comentario de Richard Feynman, físico visionario, extraordinario docente y divulgador, además de premio Nobel y músico en su tiempo libre (prácticamente entraba en trance a los bongos), que afirmaba de la mecánica cuántica que "describe la naturaleza como algo absurdo desde el punto de vista del sentido común. Pero concuerda plenamente con la experiencia. Por lo tanto espero que puedan aceptar a la Naturaleza tal y como es: absurda."

En cualquier caso, no pretende ser este blog el lugar donde encontrar respuestas tanto como un espacio para las preguntas —la reflexión más profunda la dejaré para cada cual en la intimidad de sus pensamientos—. Pero tampoco quiere ser éste el lugar donde se traten o discutan las grandes preguntas filosóficas sobre la vida, nuestro lugar en el mundo, nuestra relación con él —de eso mismo ya se encargan otros—. La pretensión de este blog es bastante más modesta. Por supuesto, me gustaría poder ofrecer aquí una mirada completamente franca y en absoluto mediada sobre los retos conceptuales que presenta la física cuántica pero, obviamente, todos sabemos que eso no es más que un imposible. Trataré, sin embargo, de acercarme a las cuestiones filosóficas que la física cuántica suscita (o que se ponen de relieve en la teoría) desde una perspectiva más ligera e incluso lúdica, casi desde el punto de vista del espectador inocente que se topa por primera vez con fenómenos, si no del todo inexplicables, sí al menos extraños, paradójicos o curiosos.

schro_cat 

Y de ahí precisamente, de la curiosidad natural que despierta en el humano la paradoja, el absurdo y lo inexplicable, parte el título del blog que hace además referencia al muy afamado, increíble y extraño caso del gato del Dr. Schrödinger. Pero esa es otra historia, que contaremos la próxima vez que nos veamos.