El bosón Higgs es seguramente la partícula elemental que goza de más popularidad fuera del
mundo científico profesional. Pocas personas han oído hablar de quarks, de piones, de kaones, de mesones W y Z, o de gluones. En cambio los telediarios de todo el mundo se han hecho eco del enorme esfuerzo que se está llevando a cabo en el LHC, iniciales en inglés del Gran Colisionador de Hadrones situado en el laboratorio internacional CERN, para dilucidar si el Higgs existe o no.

El hecho de relevancia histórica es que el CERN ha hecho público el anuncio del descubrimiento de una nueva partícula que podría ser el bosón de Higgs. Utilizando la jerga científica, los dos detectores principales del CERN, llamados ATLAS y CMS, han hallado evidencia de la existencia de un bosón con una masa de 125,3 ± 0,6 GeV, descartando una fluctuación estadística con más de cinco desviaciones estándar. En otras palabras, se ha observado una señal clara de una partícula nueva, que no se confunde con otros procesos ya conocidos. El anuncio del CERN también sugiere que la desintegración de esta nueva partícula podría no seguir exactamente la teoría del Modelo Estándar. Dicho de forma más llana, los físicos de partículas estamos excitadísimos porque podríamos empezar a entrever nueva Física.

El descubrimiento del Higgs es un hálito de aire fresco en el mundo pragmático y beligerante
en el que vivimos. No existe una persona que halla descubierto el Higgs. Es un logro de varias
generaciones de científicos, de razas diferentes, de culturas dispares, que hablan tantas variantes del inglés que harían palidecer al bar de la guerra de las galaxias. Toda la humanidad se ha aunado para comprender. Sin más. En esta lucha por esclarecer las leyes últimas de la naturaleza, los únicos criterios que gobiernan las colaboraciones experimentales son los de la meritocracia, la calidad, el prurito de perfección y la consecución de objetivos. Sin estos principios, no hubiese sido posible construir el LHC, el mayor instrumento jamás creado por el hombre.

Para comprender este descubrimiento, es necesario primero saber cómo funciona el LHC, cómo
logra escudriñar las distancias más pequeñas. La idea, confesémoslo, es bastante primitiva. Para descubrir nuevas partículas elementales hacemos chocar protones entre sí a energías enormes. Un ejemplo de lo que ésto significa sería que intentásemos comprender cómo está hecho un reloj. La misma idea es útil. Se toman dos relojes, se aceleran muchísimo y se les hace chocar. Está claro que los relojes se rompen, pero de esta forma descubrimos lo que hay en su interior. Es un poquito bruto, pero funciona.

Esta analogía nos permite comprender que el LHC consiste en dos partes muy diferentes. Una es un acelerador de protones que circulan por un tubo de unos 27 km de circunferencia, situado bajo las faldas de la cordillera del Jura. Los protones son acelerados a velocidades increíblemente próximas a la de la luz en ambos sentidos de giro. La segunda parte del LHC consiste en detectores situados en los puntos de colisión. En esos lugares se produce el choque de un protón contra otro protón a energías tan elevadas que sólo se dieron en los instantes posteriores al Big Bang. Por este motivo se dice a menudo que el LHC explora los instantes iniciales del universo. Y así es, el LHC recrea las colisiones que eran habituales cuando el universo era un lugar muy denso, muy caliente, plagado de choques a energías enormes.

Pero no es suficiente lograr un choque entre dos protones a muy alta energía. Ese choque puede dar lugar a un resultado anodino. De hecho, un choque entre dos protones es, en realidad, un choque entre uno de los quarks que componen uno de los protones y otro quark de otro protón. La colisión entre quarks puede dar lugar a muchísimos productos diferentes, algunos interesantes, otros banales. Para lograr un resultado interesante, el LHC ha de producir una enorme cantidad de choques y, además, ha de ir acumulando los datos hasta tener resultados estadísticamente significativos.

Cada vez que se produce una colisión, los detectores del CERN miden las trazas de todas las
partículas que emergen de cada choque. Esos detectores son ATLAS, CMS, LHCb y ALICE. Los datos obtenidos pasan a una granja de más de cien mil ordenadores que posee el CERN. De ahí se distribuye a todo el mundo mediante el GRID que aúna a todos los centros de cálculo de los centros de investigación. No lo duden, el LHC es una maravilla que debería ser visitada por todos los empresarios que deseen conocer cómo se organiza una tarea ingente y donde cada ego lucha por sí mismo y, a la vez, debe cooperar.

Pero la pregunta que cualquier persona se hace es por qué es tan importante el Higgs. No es
sencillo responder a esta pregunta, como nunca lo es tratar las cuestiones más serias y profundas a las que nos enfrentamos. La idea principal es que deseamos comprender la materia que forma el universo. Existen partículas de materia (electrón, neutrino, quarks) y partículas mediadoras de las interacciones (fotones, gluones, W y Z). Las partículas de materia tienen masa. Los fotones y gluones, no, porque un principio de simetría lo impide. En cambio, el W y el Z sí tienen masa. El mecanismo de Higgs fue inventado para lograr dar masa a los W y Z, sin violar el principio de simetría. Además, se observó que el Higgs también puede dar masa a la materia. Sin el Higgs, no tendríamos una teoría consistente para describir la teoría de las partículas elementales. O hallábamos el bosón de Higgs, o debíamos rehacer la teoría de las partículas elementales.

Los físicos estamos excitados, en efecto, no hay para menos. El Higgs fue predicho en la década de los 60. Han pasado cincuenta años de paciencia y trabajo, eso es mucho decir. Finalmente, hemos dado un paso más. Hemos empujado un poquito la frontera del conocimiento. Además, el bosón que se ha hallado parece no seguir exactamente el patrón esperado para el Higgs. Eso sería fantástico. Un Higgs no estándar es la puerta a nuevas teorías, a nuevos conocimientos que aún no imaginamos. Hallar un nuevo gran reto, algo que nos supera, es el alma de la ciencia.


(Este texto dio lugar a la charla de divulgación que puede encontrarse en youtube:
http://www.youtube.com/watch?v=h4omy3WmnS8
http://www.youtube.com/watch?v=zr8jOSdyKjw
http://www.youtube.com/watch?v=sE9eAEeIkIk
)

José Ignacio Latorre
José Ignacio Latorre

Catedrático de física teórica de la Universidad de Barcelona y Director Gerente del Centro de Ciencias de Benasque Pedro Pascual

Sobre este blog

Vivir en el límite del conocimiento es un privilegio.

Ver todos los artículos (19)