Para que los medios de comunicación se hayan hecho eco, por una vez, de una noticia no relacionada con la biomedicina se debe tratar de algo espectacular. No se trata del descubrimiento de un gen que provoca alguna enfermedad y que da esperanzas –en general falsas inmediatamente– a los enfermos, sino que se trata, dicen algunos, de que Einstein estaba equivocado y de que la física se hunde.



El revuelo se ha provocado porque un experimento muy complejo destinado a analizar las oscilaciones de los neutrinos ha hecho una medida secundaria y ha encontrado que los neutrinos que se producen en el CERN y cruzan la tierra hasta el laboratorio del Gran Sasso, en Italia, a 700 kilómetros de distancia, parece que han viajado algo más deprisa que la velocidad de la luz en el vacío, el límite máximo al que, desde 1905, se considera que puede viajar una partícula.

 

Se trata de un resultado experimental que el numeroso grupo de científicos que participan en el experimento han intentado analizar con todo detalle y que, al no encontrar ningún tipo de error, escriben un trabajo y lo exponen en un seminario en el CERN que fue seguido desde muchos laboratorios por todo el mundo. Probablemente, desde un punto de vista científico, era lo que debían hacer, aun sabiendo que se levantaría una ola de especulaciones más o menos justificadas. Desde el viernes 23 de septiembre en que tuvo lugar el seminario ya deben haber aparecido una docena larga de trabajos teóricos apuntando posibles causas que invalidan que la velocidad de los neutrinos sea realmente superior a la velocidad de la luz.



Es prematuro decidirse aún por la causa de este resultado. A pelota pasada uno se pregunta si no hubiera sido posible, antes de dar a conecer un resultado tan espectacular de un experimento enormemente complejo, reunir a un grupo de expertos que hubieran podido analizar críticamente el resultado, como han hecho y harán ahora, a posteriori y después del revuelo.

 

Creo que la mayoría de los científicos creemos que el resultado está enmascarado por algún efecto y que los neutrinos, por muy raros que sean, no superan la velocidad de la luz. Pero de aquí a decir que Einstein estaba equivocado hay un abismo. ¿Alguien considera que Newton, con su mecánica, estaba equivocado? Cierto es que Einstein extendió la mecánica newtoniana en ciertas situaciones extremas, pero la mecánica de Newton aún permite poner a un hombre en la Luna. De la misma manera, la relatividad einsteniana seguirá siendo una teoría válida, que incluso permite funcionar al acelerador del CERN que produce los neutrinos que viajan al Gran Sasso. Otra cosa es que, algún día y como probablemente suceda, alguna de las teorías que hoy consideramos válidas deba extenderse en otras situaciones extremas. Incluso las teorías de Einstein. Pero no por ello estaba equivocado.

Ramón Pascual de Sans
Ramón Pascual de Sans

Profesor emérito de física teórica de la Universidad Autónoma de Barcelona, presidente honorario de la fuente de luz de sincrotrón ALBA y miembro de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona.

Sobre este blog

«Al contrario de los tertulianos, me abstendré de comentar aquello de lo que no sé lo suficiente.»

Ver todos los artículos (34)