The Annotated Alice y Alicia Anotada

02/02/2013 0 comentarios
Menear

Comentario sobre la edición anotada por Martin Gardner de los libros de Alicia de Lewis Carroll. Cómo una frase suelta en un cuento infantil da pie a un apunte sobre estereoquímica y violación de la paridad. Aprovecho para presentar un nuevo blog que he inaugurado recientemente: Alícies, naturalment, de donde he traducido esta entrada.

Hay una colección de libros clásicos, editados en gran formato, ilustrados y muy anotados, todos con el mismo título y formato, de la editorial W.W.Norton. Podemos encontrar entre ellos The Annotated Dracula, The Annotated Frankenstein, The Annotated Huckleberry Finn, The Annotated Peter Pan, y otros muchos. Pienso que el primero de la serie fue The Annoteted Alice, editado por Martin Gardner, del que se han hecho diferentes versiones. Aquí presento dos, el original en tapa dura, y una edición de bolsillo. Y su traducción al español.

The Annotated Alice (1960)

Martin Gardner (1924-2010) ha sido, a mi entender, uno de los divulgadores científicos más importantes, especializado en matemáticas pero abierto a todo, y uno de los responsables de que yo esté haciendo blogs de divulgación, charlas y libros. Su sección de juegos matemáticos en Scientific American desde 1956 a 1981, hizo historia. En la edición en español, Investigación y Ciencia que empezó a editarse el 1976, todavía estuvo a tiempo de publicar muchos artículos. Recopiló la mayor parte de sus contribuciones en forma de libros, escribió libros contra las pseudociencias, y editó las Alicias con notas muy abundantes. También editó The Hunting of Snark, también de Lewis Carroll, y prologó The Annotated Wizard of Oz, que he comprado recientemente.

En estos libros, las notas ocupan más espacio que el texto original, y son completas, eruditas y multidisciplinarias. Pongo sólo un ejemplo de la rama de la ciencia, que es lo que justifica esta entrada en este blog. En el Espejo, justo al comienzo, Alicia mantiene a la gatita Kitty ante el espejo, y le dice "¿Te gustaría vivir en la Casa del Espejo, Kitty? No sé si allá te darían leche. Quizás la leche del Espejo no es buena para beber ".

La nota que redactó Gardner en 1960 se recrea en la química. Dos moléculas orgánicas iguales que tengan algún átomo de carbono asimétrico pueden ser iguales en todo, pero son imágenes especulares la una de la otra, como los dos guantes de un par, y ello genera diferencias en algunos aspectos de su comportamiento. La estereoquímica es la rama de la química que estudia la orientación espacial de las moléculas, su quiralidad  Y resulta que muchas de las propiedades de las sustancias están determinadas por su quiralidad. En particular, el gusto y el olor, porque el ser humano reconoce estas propiedades organolépticas cuando las moléculas son captadas por receptores específicos de las mucosas bucales.

En resumen, la leche del espejo no tendría el mismo gusto que la leche de este lado del espejo, para una gata de aquí. En cambio, la leche del espejo sería buena para la gata del Espejo.s y nasales, y estos receptores tienen una forma determinada que reconoce una de las formas moleculares, pero no su imagen especular. Son como las tijeras diseñadas para la mano izquierda, que no pueden usarse con comodidad con la mano derecha.

En la narración, Carroll no nos dice nada de todo ello, naturalmente, porque la estereoquímica fue descubierta unos cuantos años después de la publicación de Alicia —Pasteur tuvo en su desarrollo un papel destacado— , y era un tema especializado de ciencia que no debía llegar a ser conocido por Dogson-Carroll, clérigo y original profesor de matemáticas, pero no relacionado con las ciencias experimentales.

Podriamos especular sobre si cuando Alicia pasa a través del espejo, su estructura molecular también es la especular de la estructura de la Alicia de aquí o no, porque las cosas cambiarían mucho. Su gata no atraviesa el espejo, por lo que no sabemos si al final tomó la leche y le gustó, lo cual habría resuelto la duda anterior. También especulaba Isaac Asimov cuando en el guión de la película Viaje Alucinante reducía científicos a dimensiones de bacterias. La cuestión es cómo es que se reducían. ¿Se aproximaban los átomos entre ellos, o se reducían las dimensiones de cada átomo?. En el primer caso, la masa de los científicos no cambiaría al reducirse, y al ser inyectados al torrente sanguíneo del paciente se le inyectaría también toda la masa de cuatro científicos y un submarino. En el segundo caso, la reducción de la medida de los átomos permitiría que pesaran menos, pero en este caso se generan otros problemas físicos tan importantes como el de la demasiada. Asimov era más bien partidario de esta segunda opción. Todo ello le llevó a conflictos con la productora, que no estaba por puritanismos de científico. Asimov lo cuenta en uno de sus libros de ensayos.

Es muy difícil hacer ciencia-ficción o cuentos fantásticos si se tienen que respetar leyes o reglas básicas de la lógica. Carroll detectaba el problema, y, en el cuento, "invertía" algunos fenómenos físicos y temporales en el espejo, pero lo hacía de una manera poco estructurada y que no mantenía a lo largo del cuento. Por ejemplo, en un episodio Alícia andaba en una dirección pero iba en sentido contrario del que deseaba; en otro episodio corrían y corrían y no se movían del lugar; en otro momento los efectos precedían las causas. Todos estos imposibles nos son presentados en algún capítulo, pero después ya no se mantienen a lo largo de la narración.

Todo el tema de las inversiones fue trabajado por Martin Gardner en un libro magnífico que se tituló The Ambidextrous Universe, de 1964, y que Salvat publicó aquí con el título Izquierda y derecha en el cosmos. La parte más apasionando era determinar si hay alguna manera objetiva de entenderse con un extraterrestre con el que nos hemos de comunicar pero al que no vemos, para explicarle la manera de distinguir unívocamente dónde está la derecha y dónde la izquierda -el problema Ozma -, porque ello permitiría conocer si el extraterrestre interlocutor está hecho de antimateria en lugar de materia ordinaria: si resulta que es de antimateria, el contacto físico con nosotros aniquilaria a ambos interlocutores. Y no es nada fácil, en ausencia de referencias visuales comunes, explicar dónde está la derecha y dónde la izquierda. El problema, que fue planteado ya por Kant , tiene solución objetiva a partir del descubrimiento, en 1957, de la violación de la paridad de los decaimientos beta del cobalto-60, tema que no explico. Pero, y esto obligó a Gardner a rectificar en ediciones posteriores del Ambidextrous Universe, esto sólo vale para nuestra galaxia. Si los extraterrestres vienen de otra galaxia hecha de antimateria, allá la cosa puede ser diferente...

Pues bien, las notas de Gardner a lo largo de todo el libro The Annotated Alice son así de eruditas, documentadas y minuciosas.

Su traducción al castellano , que presento también en esta entrada, fue editada por Akal editor (1984) y estuvo a cargo de Francisco Torres Oliver (Vilajoiosa 1935), importante traductor de obras literarias del género fantástico, y también ilustrador. La traducción de su Jabberwocky (poema con palabras sin sentido del segundo volumen, y piedra de toque para traductores) se llama Jerigóndor, y en la figura adjunta están uno junto al otro. La mayor parte de términos están marcados con números, que indican la gran cantidad de notas que Gardner escribió.

Alicia Anotada (1984)

Gardner realizó a lo largo de los años dos nuevas ediciones de The Annotated Alice, con los títulos de More Annotated Alice (1990) y The Annotated Alice: The Definitive Edition (2000), de las que ya hablaremos algún día (en el blog sobre Alicias indicado en el prólogo).

 

 Jabberwocky y su traducción