Los elementos y las tablas periódicas de Josep Estalella

16/09/2018 6 comentarios
Menear

2019 ha sido declarado Año de la Tabla periódica y de los elementos químicos por parte de las Naciones Unidas. Para ir preparando dicha efemérides, se comentan en el artículo  las listas de elementos y las tablas periódicas de obras de Josep Estalella, notable docente y pedagogo de los años 1920 a 1937 en Madrid, Gerona, Tarragona y Barcelona. En particular, se analizan las listas y tablas de su Compendio de Química, de 1921 y 1936, y la lista de elementos del Institut Escola de la Generalitat, de 1937.

El año 2019 ha sido declarado por las Naciones Unidas el Año Internacional de la Tabla periódica y de los elementos químicos, con la sigla IYPT2019 [+]. El objetivo de tal declaración es hacer consciente a la sociedad de la importancia de la química en el desarrollo de la humanidad, por la vía de los medicamentos, los materiales, los abonos y pesticidas, los detergentes, y tantas otras contribuciones. En 2019 hará 150 años del establecimiento, por parte de Dmitri Mendeléyev, de la primera tabla periódica de los elementos, que permitió la sistematización de la investigación en química.

En todo el mundo se llevarán a cabo actividades y actas relacionados con esta conmemoración. Además de conferencias, simposios, exposiciones y otras actividades, publicaremos libros y artículos. Es de especial interés la indagación de cómo se fue introduciendo la tabla periódica en los diferentes países. Este artículo está destinado a ello.

En Cataluña, como en otras universidades de España, algunos profesores universitarios, como Mascareñas y Luanco (ref.) habían introducido la tabla periódica de Mendeléyev en sus libros de texto para los alumnos de la licenciatura de Ciencias, pero en la enseñanza secundaria tardó algo más. Uno de los primeros en introducir la tabla periódica en libros de texto para secundaria fue Josep Estalella, reconocido docente y pedagogo [+] fue licenciado en ciencias (física y química) por la Universitat de Barcelona, donde se doctoró el 1902 con una tesis sobre los rayos X, novedad en aquellos tiempos. Fue profesor en dicha universidad de 1899 a 1905, y después pasó a ser catedrático de física y química del instituto provincial de enseñanza media de Gerona.

Del 1919 al 1921 fue director de las enseñanzas de física y química del Instituto-Escuela de Madrid. Volvió a Cataluña donde fue catedrático del instituto provincial de Tarragona hasta 1932. Entonces, con el nuevo estatuto de Cataluña, fue nombrado director del Instituto-Escuela de la Generalitat de Cataluña, al que marcó con su sistema metodológico propio y característico. Murió en 1938, muy desengañado de la política y de los políticos. A lo largo de su vida profesional escribió varios libros de física y química de nivel de enseñanza secundaria además de conocidos libros de divulgación, alguno de los cuales recientemente reeditado y glosado (ver ref. Estalella 1918 y 1921).

Estalella. Compendio de Química, 1921

En sus libros docentes figuran algunas tablas periódicas y listas de elementos. La primera es del libro "Compendio de Química", de editorial Gustavo Gili, de 1921, hace 97 años, y que reprodujo en la edición de 1936 sin cambios significativos (Figura 1). En ambos libros hay una lista de sustancias elementales, además de una representación de la tabla periódica. En la edición de 1921 figuran 83 elementos, todos actualmente existentes, excepto el nito (símbolo Nt). En España se conoció como nito o nitón el elemento que en otros lugares se denominó emanación de radio, (símbolo Me), y que en 1923 se bautizó como radón (Rd), nombre actualmente vigente. El resto de elementos tienen los nombres vigentes hoy en día, excepto los gases nobles, que escribe como palabras llanas: Argo, Cripto, Neo y Xeno (de símbolo X), además del citado Nito. Llama al uranio Urano, y para el niobio y el wolframio acepta también los nombres de colombio y tungstenio. El símbolo del xenón es, entonces, X. Los 9 elementos que faltan, ubicados antes del uranio son los siguientes: tecnecio (sintético, creado en 1937); prometio (descubierto el 1945), hafnio (descubierto en 1923); renio (descubierto en 1925); polonio y ástato (radioactivos, descubiertos en 1898 y en 1940); y francio, actinio y protactinio, descubiertos en 1939, 1899 y 1917. Sorprende que no consten en su lista ni el polonio ni el actinio, los dos radiactivos pero descubiertos el siglo XIX, y muy establecidos entre los científicos como elementos probados. Y todavía sorprende más que en el mismo libro de Estalella, en el apartado donde habla de radiactividad, el actinio y el polonio sí están citados, pero no en sus listas.

En cambio, en la tabla periódica que presenta en el mismo libro figuran 71 elementos; falta el hidrógeno, que no se sabía entonces donde ubicar, y 11 metales de la serie de los lantánidos.

Elementos del Institut Escola, 1937

La edición del Compendio de Química de Estalella de 1936 presenta pocas variaciones, a pesar de que de 1921 al 1936 se había avanzado en el descubrimiento de nuevos elementos. En su lista de sustancias elementales hay ahora 85 elementos, porque se han añadido el hafnio y el renio. Se han modificado los nombres del nito, que ahora le llama radón, del urano que ahora le llama uranio, y se han añadido los segundos nombres del berilio o glucinio, del lutecio o casiopeo, del yodo o iodo, con los dos símbolos Y y J (por sugerencia de los científicos alemanes), del ytrio o itrio, del zinc o cinc, del yterbio o iterbio, del cripto o kripto, y siguen el niobio o colombio (Nb o Cb), y el zirconio o circonio. Sigue sin aparecer en la lista el polonio. En la tabla periódica del mismo libro figura en el grupo VII el símbolo Ma, correspondiendo al masurio, nombre que se dio al tecnecio durante un tiempo, antes de que fuera realmente sintetizado. También figuran en la tabla periódica pero no en la lista el actinio y el protactinio.

Estalella fue director del instituto-escuela creado por la Generalitat de Cataluña el 1932 desde su inicio, y que tuvo su sede en el edificio del parque de la Ciutadella donde en la actualidad se ubica el IES Verdaguer. De las caracteristicas de aquel centro y de su estilo pedagógico se ha hablado muy elogiosamente y no se repetirán aquí las alabanzas.

En una ocasión, y después de impartir el firmante una charla, la directora del centro me enseñó el edificio y me regaló un valioso documento: un ejemplar original del listado de los elementos químicos en catalán, editado por la imprenta del mismo instituto-escuela en 1937. No lo he visto citado en ninguna parte, y pienso que vale la pena hacer algún comentario acerca de dicho documento, que está reproducido en la figura 2.

La lista tiene 95 nombres, pero corresponden realmente sólo a 86 elementos. faltan los siguientes (de antes del uranio): el 43 (actual Tc), 61 (Pm), 84 (Po), 85 (At), 87 (Fr) y 89 (Ac). Además, hay 9 elementos duplicados, porque se citan sus dos nombres de entonces. Son los siguientes: 4, berilio y glucinio; 29, aram (forma arcaica catalana para el cobre) y cobre; 36, cripton y kripton; 41, columbio y niobio; 47, argent (forma culta arcaizante en catalán para la plata) y plata; 71, casiopeo y lutecio; 72, celtio y hafnio; 74, tungsteno y wolframio; y 80, argent-viu ("plata viva", forma arcaica del mercurio) y mercurio. Es interesante la voluntad de mantener los nombres científicos y los nombres comunes de aram, argent y argent-viu, prácticamente no usados nunca en textos científicos pero que el autor ha escuchado de sus abuelos y padres como términos comunes.

Es curioso que Estalella dé al elemento 12 el nombre vulgar de carbón y no el de carbono, opción que no permite la distinción entre el elemento y el combustible, donde el carbono es mayoritario pero en absoluto exclusivo.

De cada elemento se nos da el número atómico y su peso atómico, con 3, 4, 5 y hasta 6 cifras significativas, caso del oxígeno por definición, y también de la plata.

El código de colores de la tabla no está indicado en la misma. Se puede deducir que el color rojo indica los no metales, que en la nomenclatura de la época eran denominados metaloides, nombre que perduró hasta hace muy poco. Los gases nobles, que evidentemente son no metales, están en cambio en negro. No queda claro a qué concepto corresponde el color azul de la tabla.

Comparación

En cuanto a las denominaciones -en catalán-, sigue manteniendo la forma llana y no aguda de los gases nobles àrgon y xènon pero mantiene un neon y un cripton agudos, sin acento. No debe ser un error, perque kripton tampoco lo lleva. Mantiene las formas antiguas molibdèn y tungstèn, que el diccionario normativo de Pompeu Fabra ya había desterrado. En cuanto a los símbolos, todos son los actuales, excepto el del tulio, representado por Tu, cuando actualmente es Tm. Me sigue sorprendiendo que no figuren el polonio ni el actinio, y más todavía cuando ambos elementos son citados en el texto de sus libros.

La figura 3 es un resumen, sobre una tabla periódica actual, de los contenidos de la tabla periódica de Estalella de 1921, de las listas de elementos de sus libros, y de la lista del Instituto-Escuela de 1937.

Pero, para mí, lo más sorprendente es que en 1937, en plena guerra civil, gente como Estalella y otros profesores siguieran cumpliendo su deber de procurar una buena educación para sus alumnos, con la edición de materiales modernos, y con la esperanza de que la educación, a pesar de las dramáticas circunstancias adversas, fuera una apuesta por el futuro. Desgraciadamente se equivocaron.

Referencias

Estalella, José (1918) "Ciencia Recreativa" Gustavo Gili. Reedición facsímil (2007) Ayuntamiento de Barcelona, con el volumen "Comentaris a Ciencia Recreativa ", Joan Miró (coordinador)

Estalella, José (1921) "Compendio de Química"  Ed. Guinart y Pujolà, Barcelona

Mascareñas, Eugenio (1884)"Introducción al estudio de la Química. Compendio de las lecciones explicadas en la Universidad de Barcelona", Crónica Científica, Barcelona.

Luanco, José Ramón de, (1893), "Compendio de las lecciones de Química General explicadas en la Universidad de Barcelona", 3a ed., Jaime Jepús / Evaristo Ullastres / Redondo y Xumetra, Barcelona.