Desde hace tres años que se viene celebrando cada 11 de febrero el día Internacional de la Mujer y la Ciencia, a propuesta de la ONU, con el objetivo de visibilizar la labor de las científicas, e intentar romper una brecha de género indiscutible que hay en el ámbito de las carreras científicas y tecnológicas.

Esta vez quiero echar una mirada al pasado, y destacar la contribución de la gran matemática Emmy Noether. Poco conocida por el gran público (auque hace tres años Google conmemoró su 133 aniversario con uno de sus Google doodle ), los teoremas de Noether son parte del temario de cualquier estudiante de física teórica. La grandeza y profundidad de su primer teorema radica en que liga dos conceptos básicos, como son la simetría y ley de conservación. Por cada simetría existente en un sistema existe una ley de conservación. Así la conservación de la energía de un sistema se debe a que las leyes que rigen su dinámica son las mismas en cualquier momento. La conservación de momento, o cantidad de movimiento, son debidas a la simetría espacial, o que nada cambie al hacer unas traslación en el espacio. La simetría rotacional da lugar a la conservación de momento angular. Estas son las leyes de conservación más conocidas, pero al proponer nuevos modelos teóricos, pueden surgir otras nuevas simetrías y leyes de conservación.

Se puede decir sin exagerar que toda la física teórica, sobre todo a partir de la segunda mitad del s. XX ha estado basada en el concepto de simetría, y la comprensión que descubrió Noether fue esencial para extraer toda la información sobre las simetrías del sistema. 

Noether.jpg

Amalie Emmy Noether nació en Erlagen, Alemania, en 1882. Hija de un catedrático de matemáticas de la universidad de Erlagen, se convirtió en una prestigiosa matemática, cuyo legado ha tenido una impactante influencia  en el campo de la física teórica, pero también del álgebra.  En la época en la que vivió abrirse camino en un campo que estaba vedado para las mujeres la convierte también en una heroína luchando contra las discriminaciones de la época. Su biografía está plagada de ejemplos que lo certifican. En sus inicios como estudiante a las mujeres no se les permitía matricular en la universidad de su ciudad, y tuvo que pedir un permiso especial para asistir a clases universitarias. Afortunadamente esa política cambió en 1904 y finalmente pudo completar sus estudios, y así convertirse en la segunda mujer en Europa con un doctorado en matemáticas, que completó en 1907.  Después de doctorarse pasó más de siete años trabajando en el instituto de matemáticas de su ciudad como miembro sin salario, y dando clases a menudo sustituyendo a su padre. Más tarde pasó a la universidad de Gotinga, invitada por David Hilbert , el gran matemático de la época que pasó a la historia a ser conocido por haber establecido casi al mismo tiempo que Albert Einstein las ecuaciones de la relatividad general. Pero de nuevo se halló ante la situación de que no se la permitía dar clases o recibir un salario por ser mujer. Hilbert sin embargo le daba la oportunidad de dar sus clases, y la apoyó en todo momento. No fue hasta después de la Primera Guerra Mundial que se permitió oficialmente dar clases a las mujeres en las universidades alemanas.  Tuvo un periodo muy fructífero, formando a muchos estudiantes, pero en 1933 tuvo que huir de la Alemania nazi, debido a su origen judío. Se estableció en Estados Unidos, consiguiendo una posición  en Brynn Mawr College, en Pensilvania. Establecida allá visitaba con frecuencia el Instituto de Estudios Avanzados de Princenton, a pesar de que en la Universidad de Princenton las mujeres no fueran tampoco muy bien recibidas (hay que recordar que en esta prestigiosa universidad no se admitieron a mujeres como estudiantes de doctorado hasta el año 1969). Murió dos años más tarde, después de una operación quirúrgica, y sin ser consciente de la gran trascendencia que tendría su trabajo en el desarrollo de la física teórica, ni recibir el correspondiente reconocimiento de la comunidad. ¿Qué hubiera ocurrido si hubiera sido un varón?

 

Recomiendo la lectura de este artículo ``Colloquium: a century of Noether's Theorem'' de Chris Quigg, para saber más sobre esta científica

 

Adenda(14/02) Entre los lectores de este blog tengo la suerte de poder contar con Dam Thanh Son, catedrático de física de la Universidad de Chicago, y uno de los líderes actuales mundiales de física teórica, siendo conocido principalmente por aplicar ideas de teorías de cuerdas al estudio de materia nuclear a alta temperatura y densidad. Me comenta que Emmy Noether sí tuvo el reconocimiento de la comunidad matemática, al ser la primera mujer que dio una charla plenaria en el Congreso Internacional de Matemáticas (ICM) en el año 1932 (la segunda charla plenaria dada por una mujer en ese serie de congresos  no ocurrió hasta 1990). El comentario de mi post es que su contribución fundamental a la física teórica no fue reconocida hasta mucho después de su muerte. Esta es la tesis fundamental del libro de Kosmann-Schwarzbach  sobre el tema ''The Noether's theorems'', donde también se habla del segundo teorema de Noether, que no he comentado en este post.

 

Google Doodle

Artículos relacionados

Cristina Manuel Hidalgo
Cristina Manuel Hidalgo

Investigadora científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-IEEC).

Página web personal

Sobre este blog

La física nos ayuda a comprender el universo que nos rodea: desde los constituyentes más ínfimos de la materia, hasta todo el cosmos que nos envuelve.

Ver todos los artículos (32)