Vaya por delante que creo que Interstellar (Cristopher Nolan, 2014) es una película extraordinaria, y que Nolan es uno de los grandes del cine moderno, especialmente cuando consigue controlar una cierta tendencia al abracadabra efectista y vacío. Más aún, no seré yo quien le pida, en general, rigor científico a la ciencia ficción. Las leyes de la narrativa cinematográfica o literaria nada tienen que ver con las de la física, y la verosimilitud de un guión no se mide con los mismos parámetros que en la vida real: lo mismo da un condensador de fluzo que Charles Chaplin comiéndose una bota. Charles Chaplin degustando un zapato en "La quimera del oro" (1925)Sin embargo, el caso de Intestellar es, sin duda, especial: la película fue concebida desde el principio con la clara voluntad de ser consistente con el conocimiento científico actual sobre fenómenos tan fascinantes como los agujeros negros y los agujeros de gusano. Ese esfuerzo, al que contribuyó el trabajo del gran físico Kip Thorne, ha sido unánimemente reconocido. Yo también me sumó a ese consenso: es obvio que la película muestra con un asombroso nivel de detalle asuntos tan complejos como la apariencia que tendría un agujero de gusano si tal objeto existiera en nuestro universo. Pero me gustaría analizar aquí un pequeño detalle que ha pasado más inadvertido, y que no tiene que ver con las predicciones de la relatividad general, sino con las de la mecánica cuántica. 

¿Hace falta que haga una alerta de spoilers? Hacia el final de la película, resulta necesario que Cooper (Mathew McConaughey) se lance al interior de un agujero negro con la sola compañía del simpático e inteligente robot TARS. El objetivo es obtener la información que falta para completar una teoría definitiva de la gravedad (es decir, una teoría que unifique adecuadamente la relatividad general y la mecánica cuántica) que proporcione al ser humano la capacidad de escapar de un planeta que ha comenzado a volverse inhabitable. Tras años peleándose con las ecuaciones, el profesor Brand ha comprendido que es necesaria más información y que sólo puede obtenerse en el interior de un agujero negro. (Tomen nota mis colegas: ni siquiera Michael Caine ha conseguido cuantizar la gravedad).TARS camina sobre las aguas turbulentas del planeta de Miller en Interstellar (2014).

El problema es obvio: si nada puede salir del agujero negro, ¿cómo transmitirán la información que salvará a la humanidad? El guión menciona varias veces que TARS podría "release the quantum data " (transmitir datos cuánticos). Aunque la frase es lo suficientemente vaga como para admitir varias interpretaciones, a mí me sugiere que TARS va a utilizar alguna forma de información cuántica. No es la primera vez que me he dado cuenta de que colegas de otros campos cometen ese error: creer que la información cuántica puede llegar allá donde la información clásica no. Pues bien, lo siento, TARS, Cooper y humanidad, pero no es así.

La teoría de la información cuántica usa propiedades de la mecánica cuántica (especialmente el entrelazamiento) para realizar tareas que serían imposibles usando sistemas no-cuánticos. Pero sin la ayuda de algún medio de información clásica (digamos, una llamada de teléfono) esas propiedades son inútiles para transmitir información. La mecánica cuántica no es capaz de abrir un canal de comunicación donde no lo hay: si no puedo mandar un whatsapp, tampoco puedo hacer teleportación.

Se dice que Thorne tardó dos semanas en convencer a Nolan de que no hiciera viajar a un personaje más rápido que la luz. Y tenía razón: nada en el universo puede hacerlo. La información cuántica tampoco: como mucho, viaja a la velocidad de la luz. Así que, si la luz no puede escapar de un agujero negro, la información tampoco, aunque la transmita TARS.

Artículos relacionados

Lee también en SciLogs

Carlos Sabín
Carlos Sabín

Físico teórico. Investigador "Junior Leader" en el Instituto de Física Fundamental del CSIC.

Página web personal

Sobre este blog

Cuantizando todo, hasta el último fotón. Tecnologías cuánticas y mucho más.

Ver todos los artículos (70)