Desde mi Raspberry Pi

28/08/2016 4 comentarios
Menear

Un ordenador (sencillo) por menos de 40 euros.
De verdad. De verdad de la buena.

Me parece que silenciosamente estamos asistiendo a otro paso adelante en la tecnología: la electrónica de bajo coste. Hace unos meses hablé del Arduino y ahora le toca el turno a la Raspberry Pi. Es un ordenador "pelado": sólo la placa base con el microprocesador, y lo mínimo para enchufarle los periféricos. Del tamaño de una tarjeta de crédito, funciona a 900 MHz, tiene una tarjeta gráfica en el chip (con salida HDMI), 1 GB de RAM, conexión a Internet y varios puertos USB (las especificaciones dependen del modelo). El "disco duro" es en realidad una tarjeta microSD.

RaspberryPi2B


El modelo de mayores prestaciones, con Bluetooth y WiFi incorporada, cuesta 40 euros.

Se necesitan también, evidentemente, un monitor, un alimentador (como el cargador miniUSB de algunos móviles), un ratón, un teclado, y si se dispone de ello (no es imprescindible), un cable para la conexión a Internet. Yo todo eso lo conseguí por el método del containing. Si el monitor no tiene entrada HDMI, hay conversores de HDMI a VGA muy baratos. Pero como la salida de vídeo es Full HD, también se puede conectar a un televisor que tenga entrada HDMI.
La Raspberry Pi se puede comprar por Internet en tiendas como Farnell o Rs, y también en tiendas de electrónica. De hecho, aunque mi Raspberry está comprada en Internet yo fui a Diotronic, una tienda de Zaragoza, para poder hablar con el dependiente (en esas tiendas saben de esto y pueden aconsejar con acierto). Sí que me compré una cajita para no tener los circuitos al aire.

MiRaspberryPi2B

A la Raspberry Pi se le pueden instalar diversos sistemas operativos; recomiendo vivamente una variante de Linux pensada específicamente para Raspberry Pi llamada Raspbian. Se puede descargar gratuitamente e instalarla en una tarjeta SD de manera que arranque automáticamente (es lo que llaman un NOOBS). No hay que asustarse con el Raspbian: se instala sin preguntar prácticamente nada (el idioma, y cosas así), detecta todo automáticamente y en pocos minutos ...

miniordenador2 

Con el NOOBS que instalé, aparte del Raspbian, viene un navegador de Internet, el Libre Office, varios lenguajes de programación (compilador de C, Java, Python, Scratch), y ... ¡el programa Mathematica de regalo!

capturaPantalla

En fin, un ordenador decente. No hay que pedirle lo que no es (sí, se pueden ver películas; navegar por Internet es muy lento; sólo tiene 1 GB de RAM y muchos programas necesitan más - por ejemplo, no lo recomiendo para tratamiento de imágenes; lo lógico, vamos). Ahora bien: para aplicaciones sencillas, por ese precio, es imbatible en cuanto a las prestaciones. La sensación al programar o trabajar con documentos de ofimática es francamente satisfactoria. Yo estoy pensando ya en conectarlo con un Arduino (se puede hacer fácilmente, claro). La Raspberry Pi puede encontrar su nicho en escuelas o instituciones educativas con pocos recursos económicos. Además, se abrirá camino en lugares y aplicaciones donde hasta ahora poner un ordenador no resultaba rentable.

Y siempre hay frikis que hacen de las suyas ... por ejemplo, un cluster de Raspberry Pi en un rack de ladrillos Lego:

raspberryFarm