Hace unas semanas un amigo leyó en una revista que con un láser apuntando a una ventana se puede llegar a escuchar la conversación que tiene lugar en el interior, y me preguntó si eso era posible o si se trataba de una exageración sensacionalista. La respuesta es que no sólo es posible sino que lleva años haciéndose. A mí ya me lo explicaron en un curso sobre láseres hace más de 20 años.

Para comprender cómo se hace, hay que partir del concepto de la interferencia. No lo voy a explicar aquí: al que lo sepa le resultaría tedioso, y al que no lo conozca le podría resultar difícil captarlo con una descripción necesariamente breve. Seguro que el lector interesado puede encontrar una exposición satisfactoria en algún texto básico de física. Baste decir que el fenómeno permite utilizar la luz para medir distancias como si fuera una regla, pero una regla que está graduada en longitudes de onda. En vez de marcas milimétricas, como muestran las reglas de oficina, el láser nos brinda una regla graduada en micras, más o menos.

Al hablar en una habitación, el sonido (una onda de presión en el aire) causa una vibración ligerísima en el vidrio de las ventanas. ¿Ligerísima? Si se puede detectar el desplazamiento, entonces amplificando la señal se podría llegar a escuchar la conversación. Según parece, antes de que la asaltara el comando los espías detectaron de esta manera la voz de una "persona desconocida" en la vivienda donde mataron a Bin Laden.

esquema 

(El esquema lo he sacado de la página Web de un estudiante del MIT, llamado Shih-Yu Sun, pero hay otros muchos montajes posibles).

Otra posibilidad aún mejor, si no hay cortinas en la ventana, consiste en apuntar el láser no al vidrio, sino a algún objeto que vibre más que el cristal, dentro de la habitación. Por ejemplo, una lata de refresco, un papel o un plástico que cuelgue, la hoja de una planta ... Muchos objetos flexibles pueden servir para tal propósito. La cuestión técnica más enrevesada puede ser el tratamiento de la señal para limpiar la voz. Pero con la potencia de los ordenadores actuales y el desarrollo de la electrónica de consumo no creo que eso sea un problema. Un método que se puede usar está emparentado con el que empleó un grupo de investigadores del MIT para detectar el pulso de una persona a partir de un vídeo. La técnica está explicada en su página Web.

El equipo necesario para llevar a cabo la técnica no parece muy complicado: si hasta me extraña que no haya aparecido en "Taller y Laboratorio" ...

demo

Ángel Garcimartín Montero
Ángel Garcimartín Montero

Catedrático de física (especialidad: materia condensada) en la Universidad de Navarra.

Ha llevado a cabo investigaciones (de carácter marcadamente experimental) sobre dinámica no lineal, inestabilidades, caos y sistemas físicos fuera del equilibrio; la fractura de los materiales frágiles; la transición vítrea, y los medios granulares. Actualmente se interesa en los atascos de materia activa (por ejemplo, los seres vivos).

Página web personal

Sobre este blog

La materia blanda es la que se deforma fácilmente cuando se somete a esfuerzos o fluctuaciones térmicas: líquidos, coloides, materiales granulares, polímeros, espumas, algunos materiales biológicos. Pero en sentido figurado ¿no es también materia blanda la ciencia, la universidad, o incluso la sociedad?

Ver todos los artículos (76)