Escribo este post coincidiendo con el Día del Arduino (28/03/2015). He dedicado mis dos últimas entradas [+ y +] a este dispositivo, y realmente, se podría mantener todo un blog comentando el desarrollo de proyectos, a cuál más interesante. Aquí sólo voy a dar tres pinceladas. Una, sobre el kit del principiante, que pedí por Internet. Otra, sobre la página Web y los proyectos que allí se recogen. Y finalmente, hablaré un poco sobre un proyecto personal relacionado.

En primer lugar, pues, ¡recibí mi Starter Kit!

 caja starter kit

Es impresionante lo que contiene la caja teniendo en cuenta que vale 80 euros. Un Arduino (con cable USB), conectores, una pantalla alfanumérica, una base de conexiones para prototipos, dos motores (uno de continua, otro paso a paso), un surtido de material electrónico (leds, transistores, resistencias, condensadores, un sensor de temperatura, controladores de motores, etc.), y un libro de cuidada edición donde encontrar detalladas instrucciones para montar una docena de proyectos. Todo explicado detalladamente, comprensible incluso para personas con una idea muy somera de la electrónica. Hice la prueba con un chico de 14 años: en pocos minutos estaba programando un Arduino.

starter kit

Para qué contar más si en Internet se puede encontrar una descripción detallada.

La comunidad de usuarios ha colocado en la página Web de Arduino una multitud de proyectos descritos con todo lujo de detalles (que incluyen los programas ya elaborados, listos para descargar). En vez de abrumar haciendo un recuento de todo lo que hay, voy a comentar solo uno de los que más me gustaron: el proyecto Vinduino. Se trata de un bodeguero de California que se ha fabricado un dispositivo para medir la humedad del suelo en varios puntos de su viña. El autor indica cómo construir un sensor de humedad artesanal, el método de calibración, proporciona el programa para obtener las mediciones con una placa Arduino y hasta describe cómo mete el Arduino con unas pilas en un Tupperware y así poder enterrarlo en la viña. De verdad que lo que no invente la gente...

vinduino

Por último, voy a hablar brevemente de algo que me he propuesto: crear un aula de adquisición de datos, con 10 puestos, por menos de 1000 euros. Es un reto personal, para poner de manifiesto que realmente el precio de estas técnicas ha caído hasta cotas muy bajas. El diseño básico del aula lo he establecido así: 5 ordenadores portátiles (supongo que la mitad de las personas tendrán uno, y tampoco es un aspecto en el que me quiera centrar); 10 placas Arduino Uno; y diversos sensores con su correspondiente circuitería para conectar a las placas Arduino.

He comenzado haciendo "containing" para conseguir portátiles viejos. En realidad ha sido un reciclaje selectivo, pero he recogido ya tres, que presento en la foto de aquí abajo. Lo mejor que se puede hacer quizá sea plancharlos y ponerles el sistema operativo Ubuntu. Es una distribución de Linux muy sencilla de instalar y que hace funcionar casi cualquier cosa por vieja que sea. 

proyectoArduino

El de la izquierda es un MacIntosh, que me sirvió tal cual; y el de la derecha de todo es un portátil al que se le había roto la pantalla, pero se la quité y le puse otra vieja. El de enmedio también lo recogí de desecho, y tiene puesto Ubuntu. Lo bueno de la interfaz de Arduino es que se instala sin problemas en cualquier sistema operativo.

Diez placas de Arduino uno cuestan 220 euros. Luego compré una bolsa de resistencias del platino (RTD) para medir temperatura, en Omega Engineering. Son baratas: a unos 10 euros cada una. Las RTD son resistencias calibradas que tienen 100 ohmios a cero grados centígrados y 138 ohmios a 100 grados. Medir temperaturas es medir resistencia. Para el circuito que hay que fabricar y conectar así la RTD a un Arduino, conté con la inestimable ayuda de LuisFer Urrea, el técnico electrónico de mi laboratorio, que diseñó esto:

circuitoRTDEs simple y barato (menos de 50 euros): unas cuantas resistencias, un amplificador de instrumentación AD622, y andando ...

sensorRTD

Lo que hay encima de la figurita de porcelana de la derecha (el cable negro) es el sensor RTD; detrás, el circuito, con un Arduino, encima de una fuente de alimentación de +/- 15 voltios; y en primer plano, un ordenador con la interfaz de Arduino midiendo temperatura.

Tengo también un acelerómetro de tres ejes listo para conectar a un Arduino y una sonda de pH vieja que me dio un amigo. Alguno de mis colegas dice que esto está adquiriendo ya carácter de vicio (estilo síndrome de Diógenes). En fin, espero poder completar en breve este proyecto, que me parece puede servir para demostrar cómo montar un aula de bajo presupuesto con tecnología muy potente que permita enseñar a adquirir datos y controlar sistemas.

Lee también en SciLogs

Ángel Garcimartín Montero
Ángel Garcimartín Montero

Catedrático de física (especialidad: materia condensada) en la Universidad de Navarra.

Ha llevado a cabo investigaciones (de carácter marcadamente experimental) sobre dinámica no lineal, inestabilidades, caos y sistemas físicos fuera del equilibrio; la fractura de los materiales frágiles; la transición vítrea, y los medios granulares. Actualmente se interesa en los atascos de materia activa (por ejemplo, los seres vivos).

Página web personal

Sobre este blog
La materia blanda es la que se deforma fácilmente cuando se somete a esfuerzos o fluctuaciones térmicas: líquidos, coloides, materiales granulares, polímeros, espumas, algunos materiales biológicos. Pero en sentido figurado ¿no es también materia blanda la ciencia, la universidad, o incluso la sociedad?
Ver todos los artículos (75)