[Pixabay]

Existen patologías que una gran mayoría de la población desconoce. Las tenemos como olvidadas, raras o poco frecuentes, sin aparentemente demasiada importancia, pero, para quien las sufre, estas enfermedades pueden llegar a ser incapacitantes.

Un ejemplo es el "Tinnitus", también conocido como acúfenos, que afecta aproximadamente al 15% de la población. Esta patología se caracteriza principalmente por un pitido molesto, estridente e incesante en un oído, o en ambos. El pitido suele ir acompañado de pérdida de audición y dolor de cabeza, hecho que crea un cóctel de lo más atractivo. Entre sus causas se encuentran la degeneración del oído, una otitis mal curada, una exposición prolongada al ruido, causas idiopáticas...

Hasta hace poco, esta enfermedad se trataba como una causa perdida (y todavía algunos lo piensan). Quien la sufre debía aprender a convivir con el pitido y tratar de que afectara a su vida lo menos posible. Existen incluso terapias enfocadas a aceptar y convivir con el pitido, en lugar de luchar para que este desaparezca.

Actualmente, los médicos más optimistas recomiendan tratamientos, como las cápsulas de Gingko Biloba, que mejoran los procesos de inflamación y riego cerebral. Ello rebaja los zumbidos y la presión en el oído de algunos pacientes, pero hasta la fecha no existe un tratamiento farmacológico específico para tratar los acúfenos. El cuerpo humano está anatómicamente bien diseñado y el oído se encuentra bien aislado del riego sanguíneo para no oír contantemente nuestra circulación. Por consiguiente, ningún fármaco puede llegar al oído por vía sanguínea.

¿Qué solución tenemos entonces aquellos que no queremos resignarnos a convivir con ello? Por fortuna, la tecnología médica avanza rápidamente. En la actualidad, algunos tratamientos por radiofrecuencia que pueden reducir notablemente la presencia de pitidos en el oído, en algunos pacientes, y recuperar parte de la audición. Esta terapia se basa en reparar un daño a nivel celular mediante la estimulación eléctrica de las células del oído, para que recuperen su capacidad de respuesta específica al sonido, en vez de responder mal a sonidos fantasma (acúfenos) y no detectar los reales (pérdida de audición).

En esa línea, en tiempo reciente, investigadores de Minnesota, EE. UU., han publicado un artículo donde demuestran que la neuro-estimulación, mediante la aplicación de sonido en el oído y la estimulación eléctrica en la lengua, reduce significativamente la frecuencia de los acúfenos. Este tratamiento se realiza con unos cascos que emiten un sonido por bluetooth y un cable que conecta con el dorso de la lengua, donde aplica una pauta de corriente eléctrica. Ambos dispositivos dependen de una batería que controla los dos estímulos. Así, se consigue activar zonas cerebrales del sistema límbico, auditivo y atencional, relacionadas con los acúfenos. Tras un tratamiento de doce semanas, la mayoría de los pacientes presentan una mejoro que persiste al menos durante doce meses y sin efectos secundarios.

Aún queda camino por recorrer, pero son grandes noticias para aquellos que habían abandonado la esperanza de poder reencontrarse algún día con el silencio.

Escrito por nuestra colaboradora Alba Azagra, doctora en biomedicina por la Universidad de Barcelona.

Irene Marco-Rius y Marc Azagra
Irene Marco-Rius y Marc Azagra

Irene Marco-Rius es graduada en Física por la Universidad Autónoma de Barcelona, Máster en Física Médica por la Universidad de Heidelberg y Doctora en Bioquímica por la Universidad de Cambridge. Actualmente es investigadora del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC). Su interés se centra en las técnicas de imagen molecular para el diagnóstico precoz de enfermedades.

Marc Azagra es estudiante de doctorado en el Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC). Graduado en química por la Universidad Autónoma de Barcelona, Máster en química industrial e investigación avanzada, máster en química Fina aplicando RMN y LC-MS. Su investigación se basa en técnicas de imagen molecular y espectroscopia por resonancia magnética para estudiar enfermedades.

Sobre este blog

En este cuaderno de bitácora daremos a conocer las diferentes modalidades de diagnóstico por la imagen, nos adentraremos en el mundo de la robótica que guía a los cirujanos, hablaremos de curiosidades químicas y mucho más.

Ver todos los artículos