A la oxitocina se la conoce popularmente como la “hormona del amor” ya que diversos estudios han demostrado que juega un papel importante en el emparejamiento y es liberada durante el orgasmo, el parto y la lactancia. Los niños la producen cuando son consolados y cuidados con cariño por sus madres, y también se ha visto que está involucrada en la facilitación y consolidación del comportamiento social, relaciones de confianza y generosidad. La oxitocina es segregada por la glándula pituitaria y actúa sobre algunos órganos del cuerpo; aunque también es liberada como neurotransmisor por neuronas centrales, ejerciendo así sus efectos sobre la conducta.

Para que la oxitocina ejerza su efecto tiene que haber un receptor de la oxitocina en las células diana, y el gen que codifica para este receptor es el OXTR. Este gen codifica para una proteína que se sitúa en la superficie celular y es la encargada de unirse a la oxitocina y transmitir la señalal interior celular donde se iniciará una cascada de reacciones que traerán como consecuencia la respuesta mediada por la oxitocina. Por lo tanto, el que la oxitocina ejerza su función depende de que este receptor sea operativo.

Teniendo en cuenta la enorme diversidad de comportamientos humanos en lo relativo a sociabilidad, altruismo, compasión, etc… un grupo de investigadores de la Universidad de Ohio (EEUU) se planteó estudiar la variabilidad genética que podría existir en este gen y observar si algunas de las variantes se encontraba asociada con algún rasgo conductual.

Para realizar el estudio los investigadores analizaron el DNA de varios individuos sobre los que realizaron una serie de test psicológicos. Lo que encontraron es que existía un SNP –variación de una base en la secuencia de DNA- que se encontraba asociado con tres características psicológicas: optimismo, autoestima, y decisión. Estos tres rasgos psicológicos están a su vez correlacionados con buena salud y manejo de situaciones de estrés. Por el contrario, los individuos que poseían la variante alternativa del gen reflejaban niveles bajos de optimismo y altos niveles de depresión.

Este descubrimiento, aunque preliminar, pues son necesarios nuevos y más profundos estudios para concretar el grado de influencia de estas variantes genéticas, es una nueva y fascinante prueba de la importancia de la genética del comportamiento: varios factores ambientales podrían estimular la secreción de oxitocina y hacer que nuestro organismo estuviese rebosante de dicha hormona, pero si no tenemos la variante genética adecuada del receptor, sus efectos serían mínimos sobre nuestro estado de ánimo. Esto es una prueba más de que la genética juega un importante papel en la manera en como percibimos el mundo y elaboramos las respuestas a las señales que nos rodean; por supuesto que no es el único factor, pero sin duda parte de nuestras características conductuales y psicológicas están determinadas por nuestros genes y son perfectamente heredables.

Referencias 
Saphire-Bernstein S, Way BM, Kim HS, Sherman DK, & Taylor SE (2011). Oxytocin receptor gene (OXTR) is related to psychological resources. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 108(37), 15118-22 PMID: 21896752 

Artículos relacionados

Julio Rodríguez
Julio Rodríguez

Científico, Biólogo, Doctor en Medicina Molecular, psicólogo, escritor y divulgador. Hago diagnóstico genético en la Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica (FPGMX).

Fui investigador en genética de trastornos psiquiátricos en la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria (FIDIS) y la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Trabajé un tiempo en la Universidad de Oxford y en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Madrid.

Colaboro divulgando ciencia con Ángel Carracedo en @RadioGalega y @radiocarbasSER

 

"Prevenir el narcisismo" y "Lo que dice la Ciencia sobre educación y crianza" son mis libros de divulgación.

Puedes contactar conmigo a través de mis redes sociales. Estaré encantado de responderte.

Facebook "La bitácora del Beagle"

Instagram

Twiter

Mi perfil científico: https://goo.gl/2pYXt1

Mi Linkedin: https://www.linkedin.com/in/juliorodriguez1280/

Sobre este blog

Debemos dejar sitio para la duda o no habrá progreso ni aprendizaje.
—Richard Feynman

Ver todos los artículos (72)