Que la carne roja es mala para el corazón es algo que llevamos escuchando durante mucho tiempo. Es uno de esos mantras que circulan en el imaginario popular, pero que nunca se sabe exactamente de dónde han salido, o por lo menos, que no se sabe exactamente cuál es su fundamento científico.

Si perteneces a la parte de la humanidad que constantemente se pregunta el por qué de las cosas, estás de enhorabuena, porque la ciencia por fin ha certificado la afirmación del riesgo cardiovascular que conlleva abusar de las carnes rojas. Y resulta que el problema no reside —al menos directamente— en la propia carne, sino que son los metabolitos que producen las bacterias de nuestro intestino a la hora de digerir esa carne roja los que son malos para nuestra salud.

Básicamente, las baceterias que residen en nuestro intestino —y que tanto bien nos hacen, por cierto— convierten la L-carnitina, un nutriente abundante en la carne roja, en un compuesto llamado trimetilamina, el cual posteriormente sufre una modificación transformándose en N-oxido-trimetilamina (TMAO), el cual afecta a nuestras arterias provocando arterioesclerosis.

Además de este metabolito, existe otro que aún es producido en mucha mayor cantidad: el gamma-butirobetaina. Este metabolito es generado por las bacterias de nuestro intestino a partir también de la L-carnitina. La peculiaridad de la gamma-butirobetaina es que es producida mil veces en más cantidad que la trimetilamina, y finalmente, también acaba transformándose en TMAO, y siendo un factor de riesgo para la arterioesclerosis.

Las bacterias que producen ambos metabolitos son diferentes, por lo que los futuros tratamientos que intenten prevenir la arterioesclerosis tendrán que inhibir el metabolismo de estos dos grupos de bacterias, o también promover el crecimiento de otros tipos de bacterias intestinales en detrimento de estas dos mediante el uso de probióticos.


Referencias
Koeth RA, Wang Z, Levison BS, Buffa JA, Org E, Sheehy BT, Britt EB, Fu X, Wu Y, Li L, Smith JD, DiDonato JA, Chen J, Li H, Wu GD, Lewis JD, Warrier M, Brown JM, Krauss RM, Tang WH, Bushman FD, Lusis AJ, & Hazen SL (2013). Intestinal microbiota metabolism of L-carnitine, a nutrient in red meat, promotes atherosclerosis. Nature medicine, 19 (5), 576-85 PMID: 23563705

Robert A. Koeth, Bruce S. Levison, Miranda K. Culley, Jennifer A. Buff, Zeneng Wang, Jill C. Gregory, Elin Org, Yuping Wu, Lin Li, Jonathan D. Smith, W.H. Wilson Tang, Joseph A. DiDonato, Aldons J. Lusis, & Stanley L. Hazen (2014). g-Butyrobetaine is a proatherogenic intermediate in gut microbial metabolism of L-carnitine to TMAO Cell Press : 10.1016/j.cmet.2014.10.006.

Artículos relacionados

Julio Rodríguez
Julio Rodríguez

Científico, Biólogo, Doctor en Medicina Molecular, psicólogo, escritor y divulgador. Diagnóstico genético en Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica (FPGMX).

Investigador en genética de trastornos psiquiátricos en la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria (FIDIS) y la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Trabajé un tiempo en la Universidad de Oxford y en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Madrid.

Colaboro divulgando ciencia con Ángel Carracedo en @RadioGalega y @radiocarbasSER

 "Prevenir el narcisismo" y "Lo que dice la Ciencia sobre educación y crianza" son mis libros de divulgación.

Puedes contactar conmigo a través de mis redes sociales. Estaré encantado de responderte.

Facebook "La bitácora del Beagle"

Instagram

Twiter

Mi perfil científico: https://goo.gl/2pYXt1

Mi Linkedin: https://www.linkedin.com/in/juliorodriguez1280/

Sobre este blog

Debemos dejar sitio para la duda o no habrá progreso ni aprendizaje.
—Richard Feynman

Ver todos los artículos (79)