Un estudio realizado recientemente por las Universidades de Utrech (Países Bajos) y Cambridge (Reino unido) ha encontrado que la administración oral de testosterona afecta negativamente a la capacidad de la persona para interpretar los estados mentales de los otros, lo que es una característica de la empatía.

 
Además, los efectos de la administración de testosterona eran mayores en los individuos que fueron expuestos a mayores niveles de testosterona durante el desarrollo embrionario.

Los resultados, publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, tiene importantes implicaciones ya que apoya la teoría androgenética del autismo (que le dan un papel central como causa de esta enfermedad a los niveles de Testosterona en el feto) y confirma los resultados obtenidos recientemente en un estudio con ratones en el que se mostraba que la testosterona actúa en etapas tempranas del desarrollo embrionario del cerebro organizando rutas neuronales que serán activadas por esta hormona posteriormente en la adolescencia.

El profesor Jack van Honk de la Universidad de Utrech y el Profesor Simmon Baron-Cohen, de la Universidad de cambridge diseñaron el estudio que fue llevado a cabo en Utrecht. Para evaluar la capacidad empática de los participantes, los investigadores utilizaron la tarea de “Readinig the Mind in the Eyes” (Leer la mente a través de los ojos), que mide la capacidad de alguien para inferir los pensamientos o sentimientos de otra persona a través de fotografías de expresiones faciales de los ojos y la zona de la cara a su alrededor.

La interpretación de la “mente del otro” es uno de los componentes más importantes de la inteligencia social, y es esencial para una interacción social efectiva. Esta capacidad de empatía cognitiva muestra una significativa diferencia entre los sexos, siendo mucho mejores las mujeres que los hombres; por eso se postula que la testosterona, que es la hormona sexual masculina, está implicada en esa diferencia.

Para realizar el estudio, los investigadores seleccionaron al azar a 16 mujeres jóvenes de la población en general. De esta manera la administración de testosterona tendría un efecto más notable que si el estudio fuese realizado en hombres, ya que estos tienen niveles en promedio niveles más elevados de esta hormona.

Los resultados mostraron que la administración de testosterona provocaba una reducción significativa de la capacidad de interpretación de la “mente del otro” en todas las mujeres estudiadas. Además, los resultados fueron más marcados en aquellas mujeres que tenían un ratio de testosterona fetal/testosterona administrada, más alto, es decir, que tuvieron niveles más altos de testosterona durante el desarrollo cerebral embrionario.

Las conclusiones que sugieren los resultados encontrados en el estudio tienen importantes implicaciones para entender la los mecanismos psicobiológicos de la inteligencia social humana: Por una parte indican que los niveles de testosterona afectan directamente a la capacidad empática de las personas disminuyéndola; esto puede ayudar a explicar porqué, en promedio, las mujeres tienen más empatía que los hombres, ya que en general estos los hombres producen más testosterona que las mujeres.

En segundo lugar, los resultados demuestran que la ratio entre la testosterona fetal/testosterona adulta, sirve para predecir como va a ser el comportamiento mediado por testosterona en el adulto. Esto sugiere que los niveles de testosterona en el útero materno tienen gran influencia en la función cerebral en el adulto, sobre todo en los comportamientos que implican empatía. Finalmente, los autores también señalan que dado que una de las características de las personas afectadas por autismo es que tienen capacidades empáticas nulas y les es imposible interpretar la “mente del otro”, y que es una enfermedad que afecta mucho más a hombres que a mujeres, los resultados de este estudio proporcionan un apoyo considerable a la teoría androgenética del autismo.

 

Referencias
[1] J. van Honk, D. J. Schutter, P. A. Bos, A.-W. Kruijt, E. G. Lentjes, S. Baron-Cohen. Testosterone administration impairs cognitive empathy in women depending on second-to-fourth digit ratio. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2011; DOI: 10.1073/pnas.1011891108

Julio Rodríguez
Julio Rodríguez

Científico, Biólogo, Doctor en Medicina Molecular, psicólogo, escritor y divulgador. Diagnóstico genético en Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica (FPGMX).

Investigador en genética de trastornos psiquiátricos en la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria (FIDIS) y la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Trabajé un tiempo en la Universidad de Oxford y en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Madrid.

Colaboro divulgando ciencia con Ángel Carracedo en @RadioGalega y @radiocarbasSER

 "Prevenir el narcisismo" y "Lo que dice la Ciencia sobre educación y crianza" son mis libros de divulgación.

Puedes contactar conmigo a través de mis redes sociales. Estaré encantado de responderte.

Facebook "La bitácora del Beagle"

Instagram

Twiter

Mi perfil científico: https://goo.gl/2pYXt1

Mi Linkedin: https://www.linkedin.com/in/juliorodriguez1280/

Sobre este blog

Debemos dejar sitio para la duda o no habrá progreso ni aprendizaje.
—Richard Feynman

Ver todos los artículos (86)