¿Nos puede ayudar el buen humor a combatir el cáncer?

07/08/2018 0 comentarios
Menear

Un estudio científico publicado en Nature Comunications demuestra que la estimulación del circuito de recompensa del cerebro puede modular la respuesta inmune, y de esta manera, frenar la progresión de cáncer y el crecimiento de tumores en ratones.

 felicidad_msn-672xXx80.jpg

En el imaginario popular siempre se ha existido – se ha fomentado- la idea de que ser positivo tiene beneficios para la salud y -muy al estilo Paulo Coelho- hasta para el "destino" vital. Pero realmente, esta creencia no tiene muchos apoyos científicos.
Sin embargo, el último trabajo presentado en Nature Comunications del grupo de investigación Israelí liderado por Asya Rolls y Fahed Hakim, han encontrado que la estimulación del circuito de recompensa del cerebro puede modular la respuesta inmune, y de esta manera frenar la progresión de cáncer y el crecimiento de tumores en ratones.
El circuito de recompensa cerebral es el que nos dice lo que está bien y lo que está mal desde el punto de vista de nuestra supervivencia. Comer, un abrazo, socializar, el sexo... todos estos actos "están bien" desde el punto de vista biológico, porque garantizan la supervivencia –la nuestra, pero sobre todo la de la especie-, y por eso nuestro cerebro nos hace sentir felicidad cuando los realizamos, para que no nos olvidemos de ellos, no nos olvidemos de quién o qué nos lo ha proporcionado, y nos mantengamos cerca de esas cosas o personas para poder repetirlos las veces que haga falta.
Este circuito de recompensa, como es fácil de deducir de lo anteriormente dicho, está muy ligado a las emociones positivas, incluso se podría decir que las emociones positivas son positivas, precisamente porque activan ese circuito. Por eso los investigadores del Israel Institute of Technology concluyeron que sus resultados muestran el mecanismo fisiológico por el cual el estado psicológico del paciente puede influir en la acción inmunitaria frente al cáncer y frenar la progresión tumoral.
En su estudio, estos científicos israelís estimularon durante dos semanas el sistema de recompensa cerebral de un grupo específico de ratones, lo que provocó que sus tumores fueran de un 40 a un 50% más pequeños que aquellos encontrados en el grupo de ratones que no fue sometido a la estimulación cerebral.
Un análisismás fino les permitió saber que la activación del circuito de recompensa en estos ratones provoca que se frene la actividad inmunosupresiva de un tipo de células llamadas myeloid-deriver supresor (MDSCs), que hace que los tumores crezcan más rápido. De esta manera, la activación del sistema de recompensa cerebral hace que el sistema inmune funcione normalmente y pueda combatir el tumor de manera mucho más eficaz.
De todos modos, hay que advertir que estos estudios están hechos en ratones, y aún hay que esperar los resultados en humanos. Pero, aun así,es un hecho científico que muestran de manera fehaciente un mecanismo fisiológico que estaría detrás de los efectos beneficiosos de cultivar las emociones positivas.

 

Referencias

Ben-Shaanan, T. L., Schiller, M., Azulay-Debby, H., Korin, B., Boshnak, N., Koren, T., ... & Rolls, A. (2018). Modulation of anti-tumor immunity by the brain's reward system. Nature communications, 9(1), 2723.

Corthay, A. (2014). Does the immune system naturally protect against cancer?. Frontiers in immunology, 5, 197.