La percepción subliminal, es decir, el hecho de que algo -generalmente una imagen- nos afecte aunque no haya sido procesado conscientemente por nuestro cerebro debido a que es presentado de manera muy rápida, es un asunto muy interesante —sobre todo para los publicistas.

Tanto los psicólogos como los neurocientíficos han sido siempre bastante escépticos con respecto al poder de influencia que tiene la información subliminal, pero por si acaso, aún siguen realizando numerosas investigaciones al respecto.

Recientemente un nuevo trabajo ha sido presentado por un grupo de científicos suizos. Holger Sperdin y sus colaboradores pretendieron medir si el cerebro emitía alguna respuesta ante un estímulo tan rápido que resultaría imposible de detectar conscientemente, y ya de paso, establecer cuál es el límite de velocidad para emitir una respuesta consciente.

Para ello constuyeron un aparato que les permitiese alcanzar las velocidades de emisión que buscaban: 250 microsegundos (1/4000 segundos), 500 microsegundos (1/2000 segundos), y 1000 microsegundos (1/1000 segundos); que eran respectivamente clasificadas como: conscientemente indetectable, detectale sólo a veces, y fácilmente detectable.

Los resultados obtenidos se muestran en la siguiente imagen. La línea negra muestra la respuesta del cerebro a las imágenes mostradas, y la línea roja la respuesta control (no-imagen).

Como era de esperar, la señal de 1000 microsegundos provocó una respuesta en el cerebro de los participantes. Pero lo llamativo fue que la señal de 250 microsegundos de duración, aunque de una manera mucho menor, también provocó una respuesta en el cerebro de los sujetos. Las diferencias de respuesta significativas comparando con la línea control de no-imagen se muestran en verde en el gráfico situado debajo de cada gráfico de respuesta. También es reseñable que una señal tan rápida como de 500 microsegundos (1/2000 segundos) haya provocado una respuesta tan alta, ya que en muchos casos las señales de ese tipo no se perciben de manera consciente.

Pues bien, estos resultados demuestran claramente que el cerebro detecta y registra señales de las que no somos conscientes. Así que si eres de los que crees que la información que existe a tu alrededor no te afecta porque "te entra por un oído y te sale por otro", no estés tan seguro, tu cerebro la recoge por ti... Ahora sólo queda confirmar fehacientemente en qué medida estas señales detectadas influyen en nuestra conducta, en nuestro comportamiento, o incluso, en nuestras opiniones.

Referencias
Submillisecond Unmasked Subliminal Visual Stimuli Evoke Electrical Brain Responses. H. F. Sperdin et al. Human Brain Mapping, diciembre 2014.

Julio Rodríguez
Julio Rodríguez

Científico, biólogo, doctor en medicina molecular, psicólogo, escritor y divulgador. Diagnóstico genético en Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica (FPGMX). Investigador en genética de trastornos psiquiátricos en la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria (FIDIS) y la Universidad de Santiago de Compostela (USC). Trabajé un tiempo en la Universidad de Oxford y en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Madrid. (Perfil científico)

Divulgo ciencia en @radioclasica @rne @RadioGalega y @radiocarbasSER

Prevenir el narcisismo y Lo que dice la ciencia sobre educación y crianza son mis libros de divulgación.

Puedes contactar conmigo a través de mis redes sociales. Estaré encantado de responderte.

Facebook "La bitácora del Beagle"

Instagram

 

Sobre este blog

Debemos dejar sitio para la duda o no habrá progreso ni aprendizaje.
—Richard Feynman

Ver todos los artículos