En muchas zonas de EEUU los niños de clase social baja -bajos ingresos familiares, clase trabajadora, etcétera- y de minorías étnicas, están significativamente subrepresentados en los programas para niños de altas capacidades, tanto si el proceso para la identificación de niños superdotados se basa en referencias de profesores como si se basan en evaluaciones llevadas a cabo por organizaciones privadas. ¿Quiere esto decir que los niños pobres y/o de minorías étnicas son menos inteligentes?

Veamos lo que ocurrió cuando se hizo una selección de niños de altas capacidades aplicando test de inteligencia anónimos de manera general a toda la población de un determinado distrito.

A principios de la década de 2000, la población superdotada del distrito estudiado por los investigadores era mucho menos diversa que el alumnado en general. Si bien los estudiantes negros e hispanos representaban el 60% de la población estudiantil, solo eran el 28% de los estudiantesque habían sido identificados como de altas capacidades. En el año 2005, dicho distrito adoptó la evaluación universal mediante test de inteligencia en lugar de basarse en los criterios de profesores y evaluadores privados: Todos los estudiantes de segundo grado de todas las escuelas del distrito participaron una prueba preliminar, y aquellos que obtuvieron puntuaciones por encima de un umbral dado pasaron a realizar una prueba de coeficiente intelectual en la que podrían ser identificados como de altas capacidades. Todo esto se combinaba con informes de los profesores y características de personalidad como motivación, creatividad o capacidad de adaptación.

Es curioso porque en 2007 se redujo considerablemente el aporte económico para llevar a cabo este proceso de selección, y en 2011 se canceló totalmente. ¿Sería porque no les gustaron los resultados? Vamos a ver cuáles fueron.

Para empezar, se obtuvo un aumento masivo en la diversidad del alumnado de altas capacidades -como era de esperar, por otra parte-. Aumentó el número de niñas. Aumentó un 180% el número de estudiantes de familias de bajos ingresos. Aumentó el 80% el número de estudiantes negros. Aumentó un 130% el número de estudiantes hispanos. Los blancos y ricos ya no eran mayoría, es decir, que la baja representación en los programas de alumnos de altas capacidades de los niños pobres y de minorías étnicas no era porque fueran menos inteligentes que los demás, solo era que en su colegio no tenían acceso a las pruebas.

Los autores del estudio —David Card, profesor de economía en la Universidad de California, Berkeley, y Laura Giuliano, profesora asociada de economía en la Universidad de Miami— concluyeron que la selección universal nivela la situacióngo para los estudiantes que tradicionalmente son pasados ​​por alto en el sistema. Lo que es más justo y beneficioso para los niños y para la sociedad. El sistema que se usa normalmente sesga injustamente la distribución de los niños superdotados hacia áreas geográficas más ricas y blancas. La mitad de los estudiantes de altas capacidades estaban en escuelas que atendían solo al 18% de la población -a los ricos-, una proporción que cambió drásticamente con la evaluación universal.

El estudio mostró además que a los estudiantes que no habrían sido clasificados como superdotados bajo el antiguo sistema les fue bien una vez que ingresaron a los programas para superdotados.

Como señalé anteriormente, el programa de selección universal se canceló por temas económicos; había que realizar muchos tests, lo que implica logística y contratar a psicólogos y evaluadores, pero dada la cantidad de niños superdotados que el antiguo sistema -y el que se sigue llevando a cabo- parece ignorar, parece claro que es necesario invertir dinero en realizar los test universales. Por justicia social y por progreso. No puede ser que tanto potencial intelectual que podría beneficiar enormemente a la sociedad se desprecie.

 

Referencias

https://www.pnas.org/content/113/48/13678.abstract

Julio Rodríguez
Julio Rodríguez

Científico, biólogo, doctor en medicina molecular, psicólogo, escritor y divulgador. Diagnóstico genético en Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica (FPGMX)

Trabajé investigando la genética de trastornos psiquiátricos en la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria (FIDIS) y la Universidad de Santiago de Compostela (USC). También un tiempo en la Universidad de Oxford y en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Madrid. (Perfil científico)

Divulgo ciencia en @radioclasica @rne @RadioGalega y @radiocarbasSER

He publicado dos libros: Prevenir el narcisismo y Lo que dice la ciencia sobre educación y crianza son mis libros de divulgación.

Facebook "La bitácora del Beagle"

Instagram

Telegram @JulioRodriguez80

 

Sobre este blog

Debemos dejar sitio para la duda o no habrá progreso ni aprendizaje.
—Richard Feynman

Ver todos los artículos