A finales del año pasado fue portada de varios medios de comunicación que la famosísima Lindsay Lohan (que si soy sincero hasta ese momento no sabía ni quién era) había sido infectada por el Chikungunya durante sus placenteras vacaciones de Navidad en la Polinesia francesa. Lo que los medios pasaban por alto es que esta enfermedad puede afectar ya a más de un millón de personas en el continente americano.

Más de un millón de afectados por el Chikungunya en América.

El término Chikungunya deriva de la lengua bantú de la frontera entre Tanzania y Mozambique y significa "caminar doblado", porque se refiere al modo de andar encorvado de los enfermos por el dolor articular que provoca. El virus se describió por primera vez en 1953, durante una epidemia de dengue. Lo mismo que el dengue y la fiebre amarilla, el virus Chikungunya se transmite por picaduras de las hembras del mosquito Aedes aegypti, que pican normalmente durante el día. La enfermedad causa fiebre aguda y dolor muscular y articular agudo y crónico. Aunque no suele ser mortal, es una enfermedad muy debilitante, crónica, y las grandes epidemias puede tener consecuencias económicas muy serias.

El Chikungunya ha sido confundido con el dengue durante muchos años.

Durante cincuenta años esta enfermedad se ha descrito solo en África subsahariana y el sudeste asiático. Aunque ha habido millones de personas afectadas, el Chikungunya no era "famoso" porque afectaba a países de bajos ingresos. Pero en los años 2005/2006, hubo brotes de millones de casos en el océano Índico. El virus sufrió una mutación en su envoltura lo que le permitió multiplicarse también en otro tipo de mosquito, el Aedes albopictus, el famoso mosquito tigre. Esta adaptación del virus al mosquito tigre ha contribuido a su rápida extensión. Desde entonces todos los años se detectan algunos casos importados en Europa (también en España) y en América de turistas que han contraído la enfermedad en África o en Asia (1).

Aedes albopictus

El primer brote de Chikungunya autóctona en Europa se dio en 2007 en Italia con 205 casos confirmados, donde el mosquito Aedes albopictus es muy abundante. Parece ser que el virus fue introducido por una persona infectada que viajó desde la India. En 2010 hubo dos casos autóctonos en el sureste de Francia. El virus Chikungunya ya está en Europa.

En diciembre de 2013 hubo el primer caso en el continente americano, en la isla de San Martín, en el Caribe. En solo nueve meses, el Chikungunya se ha extendido por más de 22 países del Caribe, Centroamérica y Sudamérica. El pasado mes de julio ya se dio el primer caso de Chikungunya autóctono en Florida, EE.UU. (2).

En menos de 10 años, el Chikungunya se ha extendido desde las costas de Kenia, a través del océano Índico al Pacífico y de ahí al Caribe y al continente americano, causando millones de afectados en más de 50 países.

La aparición y extensión del Chikungunya es algo complejo y multifactorial, pero no cabe duda de que al menos en parte, influyen también los cambios de patrones climáticos y de temperatura asociados al cambio climático global. Pequeños cambios de temperatura, humedad y precipitaciones pueden afectar a la distribución global de los vectores, de los mosquitos, que pueden ampliar su hábitat o "territorio" de actuación y extender así la enfermedad. Como la enfermedad es muy debilitante y las clases sociales menos favorecidas son las más vulnerables, la relación entre cambio climático, enfermedad y pobreza es evidente (3).

Chikungunya en Ámerica

De momento no hay vacuna, ni tratamiento específico, solo tratamientos para aliviar los síntomas. La única y mejor prevención es evitar la picadura del mosquito. Afortunadamente, la enfermedad muy raramente es mortal, solo en menos de un 1 % en personas, como siempre en niños, ancianos o personas débiles con otras enfermedades. No se transmite entre personas, solo por el mosquito, aunque puede pasar de madre a hijo. La infección protege de por vida (4).

En América hay más de 1.100.000 casos sospechosos, 24.000 casos confirmados en el laboratorio y 172 fallecidos por el Chikungunya. Los países más afectados son los del Caribe, Nicaragua, Venezuela, Brasil y Colombia.

 Virus Chikungunya

El virus Chikungunya es de la familia Togaviridae, género Alphavirus, de la clase IV, genoma RNA monocatenario de sentido positivo, icosaédrico con envoltura. 

Es muy probable que en los próximos años veamos cómo la fiebre de Chikungunya se extiende por gran parte de Europa y América y que el número de casos aumenta, sobre todo si el virus se adapta a multiplicarse en otro tipo de mosquitos más comunes. Hay que estar preparados, afortunadamente no es una enfermedad muy grave y raramente es mortal. La mejor prevención es luchar contra el mosquito: es más fácil matar mosquitos que virus.

(1) Reemergence of Chikungunya virus. Morrison TE. J Virol. 2014. 88(20):11644-7. doi: 10.1128/JVI.01432-14. 

(2) First case of locally acquired Chikungunya is reported in US. McCarthy M. BMJ. 2014. 349:g4706. doi: 10.1136/bmj.g4706. 

(3) Chikungunya, climate change, and human rights. Meason B, Paterson R. Health Hum Rights. 2014. 16(1):E105-12. 

(4) Datos de la OMS sobre el Chikungunya 

Contenidos relacionados

Ignacio López-Goñi
Ignacio López-Goñi

Catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra. Su investigación se centra en la brucelosis, una enfermedad infecciosa que afecta tanto a los animales como al ser humano. Ha trabajado en la caracterización genética de factores de virulencia, el desarrollo de nuevas vacunas y de nuevos métodos moleculares para la detección de bacterias patógenas.

Blog: microBIO

Sobre este blog

Microbios: virus, bacterias, levaduras, protozoos,... todo un asombroso mundo invisible que influye en nuestra vida, nuestra salud y la del planeta.

Ver todos los artículos