En septiembre del año pasado en 2014 se notificaron al Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta, EE.UU., varios casos graves de un tipo de parálisis en las extremidades que afectaba a un grupo de niños y jóvenes. A mediados de enero de 2015 son ya 107 niños en 34 estados que han desarrollado esta misteriosa parálisis, que se conoce como parálisis flácida aguda. Ya se ha descrito un caso en Europa (Francia). La causa: desconocida. En EE.UU., los casos coincidieron con un brote epidémico nacional de una infección por un enterovirus, denominado D68, asociado a enfermedades respiratorias graves, especialmente en niños.

El virus D68 pertenece al grupo de los enterovirus, de la familia de los Picornavirus, virus muy pequeños con genoma RNA (de ahí su nombre "pico-rna-virus"). Por su estructura, son virus muy estables en el ambiente que se transmiten de persona a persona por la vía oral-fecal y respiratoria. Existen más de 100 tipos distintos de enterovirus humanos, asociados a más de 20 síndromes clínicos diferentes. Entre los enterovirus más importantes están los virus Coxsackie, los echovirus, el rinovirus del catarro común o el virus de la polio. Se multiplican en las mucosas intestinales y respiratorias, por lo que suelen causar diarreas, resfriados y enfermedades respiratorias. La mayoría de las veces las infecciones causan una enfermedad benigna y de corta duración, aunque en algunos casos pueden ocasionar enfermedades graves e incluso mortales, como meningitis y encefalitis, lesiones cardiacas, parálisis o poliomielitis.

Los enterovirus pertenecer a la familia de los Picornavirus, son virus icosaédricos sin envoltura, de unos 20-30 nm de diámetro, con genoma formado por una cadena simple de RNA sentido positivo, clase IV de la clasificación de Baltimore. Fuente: ViralZone

El enterovirus D68 humano se conoce desde los años 60 (se aisló por primera vez en California en 1962), aunque no es muy frecuente. Está relacionado con los rinovirus e infecta el epitelio del tracto respiratorio superior. Desde 2008 ha causado algunos brotes de enfermedades respiratoria agudas en Asia, Europa y EE.UU. Sin embargo, como otros enterovirus puede afectar también a las neuronas.

Aunque no existe una evidencia causa-efecto entre la infección por el enterovirus D68 y la parálisis, la coincidencia entre la aparición de ambos hechos sugiere una posible relación

Se acaba de publicar en The Lancet el primer trabajo sobre un grupo de 12 niños con parálisis flácida aguda, diagnosticados en EE.UU. entre el 1 de agosto y el 31 de octubre de 2014. De once de ellos se tomaron muestras de la nariz y garganta para analizar la presencia de virus. En ocho de ellos se encontraron rinovirus y enterovirus en sus gargantas y en cinco se encontró en concreto el enterovirus D68. No se encontraron otros patógenos ni enfermedades autoinmunes. Esto demuestra que existe al menos una relación temporal y geográfica entre la parálisis y el virus D68. Los resultados sugieren una posible relación, pero son necesarios más investigaciones para descartar que se trate de una relación casual y no causal.

Enterovirus D68. Fuente: CDC

No obstante, la hipótesis no es tan descabellada. El virus de la polio, otro enterovirus, en una de cada 200 infecciones es capaz de causar una parálisis irreversible porque puede destruir las células nerviosas de los músculos de las extremidades. Además de la polio, desde hace años se sabe que el enterovirus A71 ha causado brotes esporádicos de encefalitis y parálisis flácida aguda en EE.UU., Europa y África y casos frecuentes en Asia-Pacífico. Si se confirma que el enterovirus D68 es la causa de esta parálisis flácida aguda, habría que añadir al D68 a la lista de enterovirus distintos de la polio capaces de causar un daño neurológico severo y comenzar a trabajar en terapias y vacunas específicas.

Afortunadamente, la experiencia que tenemos sobre el control y la erradicación de la polio, nos permite ser muy optimistas sobre el futuro de este "nuevo" virus emergente. Pero lo que esto también demuestra es que ahí fuera, en la naturaleza, puede haber una miríada de enterovirus similares al de la polio de los que tenemos que estar alertas. No olvidemos que la polio ha sido una de las enfermedades infecciosas más extendidas en el siglo XX, y que gracia a las vacunas de Salk y Sabin actualmente solo hay tres países con polio endémica: Nigeria, Afganistán y Pakistán.

Más información:

(1) A cluster of acute flaccid paralysis and cranial nerve dysfunction temporally associated with an outbreak of enterovirus D68 in children in Colorado, USA. Messacar, K., et al. Lancet. 2015. S0140-6736(14)62457-0. doi: 10.1016/S0140-6736(14)62457-0.

(2) Mystery childhood paralysis stumps researchers. Callaway, E. Nature. 28 January 2015. 

(3) Información del CDC sobre EV-D68 

Ignacio López-Goñi
Ignacio López-Goñi

Catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra. Su investigación se centra en la brucelosis, una enfermedad infecciosa que afecta tanto a los animales como al ser humano. Ha trabajado en la caracterización genética de factores de virulencia, el desarrollo de nuevas vacunas y de nuevos métodos moleculares para la detección de bacterias patógenas.

Blog: microBIO

Sobre este blog

Microbios: virus, bacterias, levaduras, protozoos,... todo un asombroso mundo invisible que influye en nuestra vida, nuestra salud y la del planeta.

Ver todos los artículos