Hace unos días a raíz de unas fotos que compartí sobre el descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming, recibí el siguiente comentario en las redes sociales: "Fue el Dr. Clodomiro Picado Twight quien realmente descubrió la penicilina".

Placa conmemorativa Alexander Fleming

Placa conmemorativa en el St Mary´s Hospital (Praed Street, Londres)

Picado por la curiosidad investigué quién era el susodicho Clodomiro. Me puse en contacto con mi amigo y colega el Prof. Edgardo Moreno (Tropical Disease Research Program, Universidad Nacional de Costa Rica), que me dirigió al Prof. José María Gutiérrez, Catedrático de Microbiología de Universidad de Costa Rica, que muy amablemente me atendió.

Resulta que el Dr. Clodomiro Picado Twight, conocido en su país como "Clorito", ha sido probablemente uno de los científicos más importantes de Costa Rica (aunque nació en 1887 en Nicaragua, mientras su padre trabajaba como profesor en ese país). Estudió en el Colegio San Luis Gonzaga en Costa Rica y viajó a París donde obtuvo el doctorado en la Universidad de La Sorbona. En 1913 realizó una estancia en el Instituto Pasteur y a su regreso a Costa Rica asumió la dirección del laboratorio clínico del principal hospital del país en aquella época, el Hospital San Juan de Dios. Su trabajo científico se desarrolló en los campos de la Biología, incluyendo Zoología, Botánica y Ecología, Microbiología Médica, Fisiopatología e Inmunología, y también Microbiología Industrial y Agronomía. Fue un auténtico "Da Vinci" de la ciencia latinoamericana. Incluso ha sido uno de los pioneros en el estudio de las serpientes venenosas. Además de su trabajo científico, Picado fue un intelectual comprometido con la solución de muchos problemas nacionales. En 1943 fue declarado "Benefactor de la Patria" y falleció el 16 de mayo de 1944.

Billete Cost Rica

Billete de 2000 colones del Banco Central de Costa Rica con la imagen del Dr. Clodomiro Picado

En Costa Rica está el Instituto Clodomiro Picado cuya misión es "contribuir a la solución del problema de envenenamientos por animales ponzoñosos en Costa Rica y otros países", o sea que trabaja en la investigación y producción de sueros anti-ofídicos o anti-venenos de serpientes.

Muchas personas en Costa Rica han dicho y repetido que Clodomiro Picado descubrió la penicilina algunos años antes de la publicación de Alexander Flemming en el British Journal of Experimental Pathology, en 1929.

«El descubridor de la penicilina era costarricense, según dos científicos». Boletín de Información Diaria, Año 6, No. 150 (Infomed). 4 de agosto de 1999. 

Según el Prof. José María Gutiérrez, que ha revisado cuidadosamente las publicaciones de Clodomiro Picado en temas relativos a los antibióticos, de la lectura de sus obras se deduce lo siguiente:

(1) En 1923, Clodomiro Picado publicó un trabajo titulado "Sobre la acción fitopatógena de los hongos a distancia" en el que comprobó que algunos productos obtenidos de cultivos de hongos tenían un efecto perjudicial para diversos tipos de plantas. Uno de los hongos estudiados fue Penicillium, pero en ese trabajo no evaluó su efecto sobre cultivos bacterianos, sino de plantas, y lo relacionó con conceptos de microecología y relación entre hongos y plantas, en el ámbito de la Fitopatología.

Ampollas de penicilina

Ampollas de penicilina empleadas durante la Segunda Guerra Mundial por el ejército británico (Science Museum, Londres)

(2) También publicó en 1927 y 1933 dos interesantes trabajos sobre lo que él denominó "vacuna curativa no específica". En ellos, cultivaba levaduras (Saccharomyces sp.) y, a partir de estos cultivos, preparaba unas suspensiones de las levaduras que las inyectaba en personas que padecían enfermedades infecciosas (furúnculos, neumonías, fiebres tifoidea y paratifoidea, etc.) Describió cómo los pacientes mejoraban y presentó datos clínicos y de laboratorio que apoyaban sus observaciones. Para explicar estos resultados, Clodomiro Picado postuló que la inyección de extracto de levadura generaba una respuesta inmune "inespecífica" capaz de proteger contra las bacterias causantes de esas enfermedades infecciosas. Él no planteó que los extractos de levaduras tuvieran una actividad bactericida, sino que más bien generaban una respuesta inmune que protegía contra algunas bacterias.

Modelo molécula penicilina

Modelo original de la estructura de la molécula de penicilina de Dorothy Hodgkin, 1945 (Science Museum, Londres)

Él mismo nunca reivindicó sus trabajos como predecesores de la penicilina, aunque en una entrevista al final de su vida sí comenta que él ya había trabajado con este tema de la antibiosis. Clodomiro Picado fue un científico de vanguardia, quien estaba muy al tanto de los avances de las ciencias médicas y naturales del mundo (un enorme mérito si se tiene en cuenta lo limitado del ambiente científico centroamericano en las décadas de 1920 y 1930). El tema de la "ecología microbiana", es decir, el concepto de que los microorganismos producían sustancias que tenían efectos sobre otros microorganismos y otros seres vivos, era algo que ya estaba en el ambiente científico. Picado, que se había formado en el Instituto Pasteur, manejaba estos conceptos y los empleaba en sus estudios, como queda reflejado en el trabajo de la acción fitopatógena de Penicillium. Pero en ningún trabajo hay evidencia contundente de que él descubriera la penicilina.

En Costa Rica, algunas personas argumentan que la evidencia del descubrimiento de la penicilina se encuentra en resultados no publicados, que solo constan en los cuadernos de laboratorio del Dr. Clodomiro Picado. Pero eso es, en el mejor de los casos, dudoso y no constituye evidencia sólida. Si está en sus cuadernos, ¿por qué después de tantos años no se ha difundido esta evidencia? Según el Prof. José María Gutiérrez, Clodomiro Picado manejaba el concepto de las interacciones entre microorganismos, pero no hay ninguna evidencia que indique que él descubriera la penicilina.

En conclusión, Dr. Clodomiro Picado Twight fue un científico pionero excelente y ejemplar que hizo grandes aportaciones a la ciencia, pero no descubrió la penicilina. La genialidad muchas veces está en descubrir la razón de un hecho cotidiano, que puede pasar desapercibido para la mayoría. La genialidad muchas veces es cuestión de suerte, y, como dijo Pasteur Dans les champs de l'observation le hasard ne favorise que les esprits préparés (En el campo de la investigación el azar no favorece más que a los espíritus preparados), y Fleming estaba preparado y tuvo suerte.

Articulo original A. Fleming

Imagen del artículo original On the Antibacterial Action of Cultures of a Penicillium, with Special Reference to their Use in the Isolation of B. influenzæ. Alexander Fleming. 1929. Br J Exp Pathol. 10(3): 226–236. Acceso al original en esta web.

Las obras completas de Clodomiro Picado pueden consultarse de forma gratuita en esta web.

Mi más sincero a agradecimiento a los Prof. José María Gutiérrez y Edgardo Moreno.

Artículos relacionados

Ignacio López-Goñi
Ignacio López-Goñi

Catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra. Su investigación se centra en la brucelosis, una enfermedad infecciosa que afecta tanto a los animales como al ser humano. Ha trabajado en la caracterización genética de factores de virulencia, el desarrollo de nuevas vacunas y de nuevos métodos moleculares para la detección de bacterias patógenas.

Blog: microBIO

Sobre este blog

Microbios: virus, bacterias, levaduras, protozoos,... todo un asombroso mundo invisible que influye en nuestra vida, nuestra salud y la del planeta.

Ver todos los artículos (46)