Jean-Baptiste-Pierre-Antoine de Monet, Caballero de Lamarck

 

LAMARCK ESCRIBIÓ SOBRE EL HOMBRE EN 1800

 

“Supongamos que una raza cualquiera de cuadrumanos, la más perfeccionada, perdiera por necesidades de ambiente o por otra causa cualquiera el hábito de trepar a los árboles y de agarrar las ramas con los pies igual que con las manos; si los individuos de esta raza, durante una serie de generaciones, se vieran obligados a no utilizar sus pies más que para andar, y cesaran de emplear sus manos como pies, no hay duda que dichos cuadrumanos se transformarían finalmente en bimanos, y que los pulgares de sus pies dejarían de estar separados y ser oponibles, ya que dichos pies sólo les servirían para andar”.

Daniel Turbón
Daniel Turbón

Catedrático de Antropología Física. Facultad de Biología. Universidad de Barcelona

Sobre este blog

"En biología nada tiene sentido si no es a la luz de la evolución." Th. Dobzhansky, 1973. 

Ver todos los artículos (13)