El pasado 30 de octubre dos periódicos ingleses, The Guardian y The Telegraph, publicaron una carta firmada por 27 de los 30 científicos europeos cuyos trabajos han sido más citados en el ámbito de la biología vegetal. En esta carta subrayan que necesitamos conocer mejor las plantas para avanzar en la agricultura y poder producir alimentos de calidad, en cantidades suficientes y de forma sostenible.

Europa tiene mucha tradición en la investigación en biología vegetal. De hecho, muchos de los hallazgos bioquímicos y genéticos más importantes tuvieron lugar en plantas, como el descubrimiento de los virus, los cromosomas y las enzimas. En la carta afirman que en Europa actualmente hay buenos proyectos en marcha, pero la reducción de la financiación pone en peligro la continuidad y la calidad de los trabajos.

Los científicos remarcan que la utilización de organismos modificados genéticamente (o transgénicos) es esencial para avanzar en el conocimiento. Sin embargo, denuncian que en muchos países europeos los ensayos de campo con estas plantas modificadas están vetados a causa de razones políticas, no científicas. Además, en los países donde están permitidos, los campos de ensayos son vandalizados con frecuencia, causando grandes pérdidas de tiempo y dinero. Incluso los propios científicos han recibido amenazas personales y reclaman más protección por parte de las autoridades.

En Europa, los trámites necesarios para la aprobación del ensayo o comercialización de un transgénico nuevo son tan lentos y costosos que los centros de investigación financiados públicamente y las pequeñas empresas no pueden permitírselo. Esto tiene como consecuencia una disminución de la competencia y el dominio de unas pocas empresas multinacionales. En la carta comentan que los cultivos genéticamente modificados que han demostrado ser seguros deberían evaluarse centrándose únicamente en sus características finales, y no en las tecnologías que se han utilizado para conseguirlos. Por ello reclaman que se eliminen las barreras a la innovación, pues si los investigadores europeos no disponen de medios, instalaciones y financiación, Europa quedará en segundo plano en la investigación para mejorar la agricultura.

 Cultivos de transgénicos en el mundo

La Comisión Europea aprobó en junio de 2014 una nueva normativa según la cual cada país puede prohibir cualquier cultivo modificado genéticamente en su territorio aunque haya sido aprobado a nivel europeo. En España sólo se cultiva maíz transgénico resistente a plagas, una variedad comercializada por Monsanto. Cultivamos un total de 37.000 hectáreas de este maíz, superficie que representa sólo un 1,56 % de las 9,6 millones de hectáreas que se cultivan en Estados Unidos.

 

Referencias: 

Open letter to decision makers in Europe
 
Legislation GMOs in EU

 

Marta Renato
Marta Renato

Doctora en Biología Vegetal y máster en Comunicación Científica y en Agrobiología Ambiental. Actualmente, trabajo en temas relacionados con la divulgación y la gestión de la ciencia.

Sobre este blog

Las plantas nos proporcionan los alimentos que comemos, el oxígeno que respiramos, medicinas que nos curan, fibras para vestirnos... La investigación en biología vegetal suele recibir poca atención. Sin embargo, gracias a los avances en esta disciplina podemos vivir y alimentarnos en un planeta cada vez más poblado y cambiante.

Ver todos los artículos