¿Cómo queremos que sean nuestros médicos?

24/06/2008 0 comentarios
Menear

Entre el 11 y el 14 de junio, los historiadores de la medicina nos hemos reunido en Granada para celebrar el XIV Congreso de la Sociedad Española de nuestra disciplina. Entre ponencias, comunicaciones y mesas temáticas, la pregunta habitual entre los participantes pertenecientes a la mayoría de las facultades de medicina de nuestro país era: ¿Cómo lleváis lo de Bolonia? “Lo de Bolonia” o adaptación de los planes de estudio de la Universidad española al Espacio Europeo de Educación Superior conlleva una reforma en la organización de la enseñanza universitaria y en las titulaciones que se imparten, que deberá completarse en el curso 2009-2010 siguiendo la legislación europea. En este momento se diseña la futura titulación de medicina y la lectura de los documentos que se están manejando ha hecho saltar algunas alarmas. La Asamblea General de la Sociedad Española de Historia de la Medicina acordó redactar y hacer público un documento que recoge una serie de consideraciones ante las repercusiones del “proceso de Bolonia” en la formación de los médicos. Preocupa la importancia desmesurada que se concede a los mecanismos de adquisición de competencias, en detrimento de una visión global, equilibrada y razonada de cuantas circunstancias intervienen en la salud y la enfermedad de los seres humanos. Estas circunstancias, no lo olvidemos, forman parte de nuestra cultura y a ella han contribuido las figuras más destacables de la medicina española, desde Santiago Ramón y Cajal a Severo Ochoa, Gregorio Marañón o Pedro Laín Entralgo. Todos ellos defendieron la idea de que la medicina ha de poseer una visión global y crítica a la vez, sabedora desde la historia de sus posibilidades, sus limitaciones y su lugar en la sociedad y en la cultura.

El proceso de formación parece derivar hacia la enseñanza de habilidades y destrezas en el tratamiento de “enfermedades concretas”, pero no en el tratamiento “del enfermo”. Esta visión tecnocrática y biomédica priva al estudiante de medicina de la oportunidad de una visión crítica y reflexiva de la ciencia médica y la tarea asistencial, conocimiento hasta hoy aportado por la historia de la medicina, cuya presencia como disciplina científica con entidad propia en los futuros planes de estudio no aparece con nitidez en la mayoría de Universidades españolas.

En este blog que inicia su andadura, lo que el médico sabe y hace será comentado por alguien que quiere enseñar a sus estudiantes a saber porqué hace lo que hace y del modo en que lo hace, porque sin duda lo hará mejor. Espero que me dejen.