Yogyakarta [Red de Viajes]

Recuerdo vívidamente cómo hace más de 15 años seguí a mi guía local por una calle estrecha y muy concurrida en Yogyakarta, una ciudad y una provincia en Java, Indonesia. La ciudad es famosa porque es una puerta de entrada a muchos templos y sitios históricos como Borobudur, una estupa budista muy prominente, y Pranbanam, un grupo de más de 200 templos hindúes. Pero la ciudad también es famosa por su mercado de animales, un punto de acceso para el comercio legal e ilegal de vida silvestre. Mientras caminábamos, me ofrecieron muchas veces en la calle monos loris, en peligro de extinción y cuya venta estaba prohibida; los "domestican" extrayendo sus dientes para que no puedan morder. ¡A nadie parece importarle!

Civetas enjauladas en un mercado de Guangzhou, China. Imagen tomada el 5 de enero de 2004. [<a href="https://www.voanews.com/science-health/coronavirus-outbreak/live-animal-markets-worldwide-can-spawn-diseases-experts-say" target="_blank">Voa News</a>]

Después de caminar media hora, finalmente llegamos al mercado. A lo largo de los pasillos estrechos del mercado, docenas de tiendas llenas de jaulas con animales domésticos y silvestres para la venta. En muchos lugares, las jaulas estaban apiladas en condiciones sanitarias muy pobres. Había lagartos, nutrias, civetas, perros mapaches, monos, cacatúas, patos, gallinas, todo tipo de aves silvestres muy coloridas, muchos tipos de serpientes, incluidas pitones y cobras. Me detuve en una tienda donde tenían una ardilla voladora gigante en una pequeña jaula, que me llamó la atención. Las ardillas voladoras realmente no vuelan, planean. El animal era muy hermoso, con un color rojizo profundo. Me dio mucha lastima, por lo que decido comprarlo para intentar liberarlo en un área forestal cercana. Mi guía y el dueño de la tienda hablan muy poco inglés y no entienden que quiero comprarlo para liberarla. Intento complementar mi explicación con señales de las manos. Sin suerte. De repente, dos lugareños aparecen de la nada y comienzan a hablarme en inglés. Me preguntan si estoy interesado en comprar animales más interesantes como orangutanes, dragones de Komodo y otras especies muy raras y en peligro de extinción. Me invitan a ir a otro lugar donde tienen a los animales escondidos. Estoy preocupado. Estos son tipos peligrosos, integrantes de la mafia que manejan el comercio ilegal. Muestro algo de interés para poder obtener más información. Piden ver mi pasaporte para que puedan sentirse seguros de que soy un cliente real. Pido el precio del dragón de Komodo; 50 mil dólares, dicen. Ellos lo entregarán en cualquier parte del mundo, me comentan, y lo cual dudo mucho. Seguimos hablando y les pregunto cuál es la especie más especial que tienen: un águila filipina que indican. No me lo puedo creer. Es una especie extremadamente rara. Seguimos hablando y algunas personas se reúnen a nuestro alrededor. Mi guía comienza a inquietarse y me pide que nos vayamos. Prometo que regresaré al día siguiente. Con el guía desapareceremos en las calles llenas de gente que ahora se sienten como el cielo.

Águila filipina (<em>Pithecophaga jefferyi</em>) <a href="https://www.flickr.com/photos/neon2rosell/2086227845/in/photolist-4bmsRB-4CVLwv-2htPnPG-JV2MRC-R17h7D-noVMkT-VqzGQ4-QXwM8q-c5Efso-absXEb-sH5teH-be3pF6-B8EHro-Gaj4RG-Sf7n2Z-S5tet7-4bq4yY-rCALBE-a3S4iR-UivXmf-BsBVas-rzAZoE-G6bNCS-ZbTXGW-drCn2z-N4BCrf-qwEofp-kqy8Ya-5BHLju-drCe7e-S6hQLr-FQEbNd-LZy67R-TEjZgo-Aj4N3b-8EzpAF-ocjYkK-4bmSnK-UBBPgR-qZSchD-VReQ1F-2953Hg2-VAsSBU-GXN5m8-9PA1ee-drCmt7-2cavGnV-VDLbQK-6UUney-bq6ZYH" target="_blank">[Neon Tomas Buenaflor Rosell II]</a>

Años después supe que el mercado de animales de Yogyakarta no es una rareza. De hecho, es uno de los miles de mercados similares, que incluyen a los mercados humedos en el sudeste asiático, donde la vida silvestre se vende como alimento, como medicina tradicional y como mascota. Hace poco vi con disgusto las imágenes de YouTube de un mercado en Indonesia (en el video denuncian erroneamente que está en Wuhan, China), donde los perros muertos que yacían con su propia sangre derramada en los pasillos, pitones cortados en pedazos, murciélagos y ratas asadas como kebabs, y así muchos otros animales domésticos y silvestres muertos. Y los pasillos llenos de jaulas y jaulas de animales silvestres vivos como civetas, ardillas y monos. Esos animales, muchos de ellos al parecer enfermos, sufrían confinados en condiciones insalubres e inhumanas. No es tan difícil entender porque que en esas condiciones son propicias para la propagación de las enfermedades infecciosas como la COVID-19.

Perros y conejos enjaulados en un mercado de Guangzhou, China. Imagen tomada el 6 de enero de 2004. [<a href="https://www.voanews.com/science-health/coronavirus-outbreak/live-animal-markets-worldwide-can-spawn-diseases-experts-say" target="_blank">Voa News</a>]

Sobre este blog

Se presentarán el panorama ambiental a nivel global y los principales retos en materia de: cambio climático, pérdida de especies, sobrepoblación humana, entre otros que conciernen a toda la humanidad.

Ver todos los artículos