Adriana Galván y la neurociencia de los adolescentes

17/02/2018 0 comentarios
Menear

Hace unos pocos meses que Adriana Galván, profesora de la Universidad de UCLA, ha publicado su libro, "The Neuroscience of Adolescence". En él resume sus importantes investigaciones sobre el desarrollo del cerebro en la adolescencia, llevadas a cabo en la última década. En esta entrada del blog presentamos su obra.

Neuroscience-adolescence-Libro.jpg

 (http://www.cambridge.org/)

En "The Neuroscience of Adolescence", Adriana Galván incluye ocho capítulos. El primero se titula "What is adolescence?" y describe este periodo como una fase de gran impulsividad y de toma de riesgos en las decisiones. No obstante, se opone sagazmente a los tópicos dominantes, al demostrar también, cómo gracias precisamente a esto, el adolescente adquiere las competencias imprescindibles para desembocar en la edad adulta, así como la capacidad para explorar nuevas situaciones.

El capítulo segundo realiza una presentación, de marcado carácter fisiológico, de la pubertad. Las hormonas influyen en el incremento de la sensibilidad hacia las recompensas. Altos niveles de testosterona predicen la activación del putamen.

En el capítulo siguiente, toca analizar los principales métodos actuales para analizar el cerebro de los adolescentes. En su laboratorio hace uso de una aproximación interdisciplinar, integrando herramientas procedentes de la neurobiología, fisiología, técnicas de neuroimagen (especialmente, resonancia magnética funcional) y de la psicología conductual.

El cuarto capítulo es especialmente importante porque en él se refiere a la plasticidad cerebral propia de estas edades. El cerebro de los adolescentes es anatómica y funcionalmente único. Durante la adolescencia los sistemas neurales afectivos, en particular el estriado ventral y la amígdala, fluctúan en su desarrollo. Estos sistemas se hacen más excitables frente al entorno. El sistema dopaminérgico mesolímbico sufre cambios significativos. Por otro lado, la regulación prefrontal de estas zonas de la afectividad todavía no ha alcanzado el equilibrio. Sin duda, el cerebro resulta ser muy maleable durante la adolescencia. La experiencia esculpe el cerebro de los adolescentes de forma única y ejerce efectos de larga duración sobre la edad adulta.

En los capítulos quinto y sexto se exponen tanto el desarrollo neurocognitivo como motivacional de los adolescentes. Durante la pubertad se produce un incremento de los incentivos motivacionales.

Los capítulos séptimo y octavo son especialmente novedosos y originales en este tipo de estudios clínicos. Abordan las implicaciones del neurodesarrollo adolescente en la sociedad y la normativa legal. Diversos estudios demuestran que los adolescentes son menos maduros que los adultos, quedando algo mitigada su responsabilidad criminal. En Estados Unidos la evidencia neurocientífica está empezando a influir en las decisiones de la Corte Judicial. Los adolescentes son más vulnerables a las influencias negativas, incluyendo la presión ejercida por los iguales. La Corte Suprema ha impuesto a numerosos Estados una nueva licencia para conducir que solo permite conducir a los adolescentes supervisados por un adulto, impide que conduzcan por la noche y que lleven a un número excesivo de pasajeros y solo concede una licencia plena a partir de los 18 años de edad.

Concluimos esta reseña resaltando el gran momento por el que está pasando la investigación actual sobre el neurodesarrollo, investigación de la que es un testigo privilegiado este excelente libro de esta gran autora. Cómo la investigación se materialice en políticas legales a corto y medio plazo, es otro asunto más complicado.

Referencia

Galván, A. (2017). The Neuroscience of Adolescence, Londres; Cambridge University Press.