graded exercise 6.png

Quienes, por desgracia, padecen el síndrome de fátiga crónica o han atravesado algún episodio depresivo, saben muy bien lo difícil que es afrontar estas patologías. L@s pacientes se encuentran enredados en una densísima tela de araña de la que no se vé la forma de salir. Los tratamientos disponibles siguen siendo relativamente poco efectivos: los antidepresivos tratan algunos síntomas pero no atajan la raíz del problema. Su diana terapéutica es demasiado inespecífica; se trata de reequilibrar la cantidad de serotonina pero ¿en qué cantidad o en qué circuitos cerebrales? Por no hablar de sus efectos secundarios que, a algunos pacientes, les fuerzan a discontinuar o interrumpir el tratamiento. Las terapias cognitivas son muy idiosincráticas, no garantizan resultados a medio plazo, son costosas económicamente para los pacientes y generan el síndrome del "paciente dependiente".

¿Qué hacer, amable lector/a? Si has llegado hasta aquí te diré que hay una terapia de efectos comprobados y tan beneficiosa que no admite duda alguna y que no es dañina ni tiene efectos secundarios. También te daré una justificación basada en la Neurociencia y no en la charlatanería.

La terapia del ejercicio graduado (Michailidou y Clark, 2009, descargar aquí) se articula en torno a los siguientes pasos:

(1) Estabilizar la rutina diaria de ejercicios. Durante la semana hay que realizar una actividad diaria similar. Hay que procurar llevarla a cabo a la misma hora y lo mismo ha de aplicarse a las comidas y a la hora de irse a la cama. El tipo de ejercicio ha de adecuarse a la edad y al físico de cada persona pero caminar durante una hora a un buen ritmo es el ejercicio perfecto: no supone una sobrecarga cardiovascular y es muy fácilmente realizable.

(2) Reducir la tensión con una rutina de estiramientos sencillos. Pueden realizarse en casa antes de ir a dormir, nada más levantarse o antes de iniciar el paseo diario.

(3) Mantener un mínimo de actividad diaria. Las circunstancias pueden complicar mucho una rutina diaria de ejercicios pero siempre es mejor algo que nada. Si un día solo se puede pasear durante 15 minutos, esos 15 minutos han de ser el mínimo en las peores circunstancias posibles de falta de tiempo.

(4) Incrementar, si es posible, la duración y la intensidad de la actividad física hasta un límite muy preciso, evitando desequilibrios por exceso y por defecto.

(5) Si hay recaídas, volver al periodo inicial del programa de ejercicios, dividirlos o reducir el número de días pero nunca abandonar del todo.

¿Cuál es la justificación neurocientífica de esta terapia? La fatiga y la depresión implican una pérdida de control sobre los estados corporales generando en las personas el diagnóstico metacognitivo (véase Manjaly et al., 2019) de que ninguna acción está disponible para superar el estado de alostasis o pérdida del equilibrio emocional y físico. El cerebro interpretaría su propio estado como un desajuste crónico entre unos niveles de rendimiento esperado y los niveles de rendimiento real, lo que conllevaría un bucle de inacción física, cognitiva y de desesperación emocional. Los errores en las predicciones propioceptivas forzarían al cerebro a concluir que los movimientos requieren siempre más esfuerzo que el esperado o predicho. Esta elevada e inesperada autopercepción del esfuerzo durante los movimientos actuaría como una causa cognitiva de la fatiga y de la depresión. El esfuerzo físico graduado rompería con el bucle y ajustaría la autopercepción negativa reduciendo el "gap" con un rendimiento efectivo que se iría ampliando poco a poco; es decir, el horizonte de un rendimiento expandido para el sujeto iría cortocircuitando el bucle cerrado que le sume en una espiral de creencias negativas e invalidantes.

 

Referencias

Manjaly, Z-M., Harrison, N.A., Critchley, H.D., Tri Do, C., Stefanics, G., Wenderoth, N., Lutterotti, A, Müller, A. y K.E. Stephan (2019). Pathophysiological and cognitive mechanisms of fatigue in multiple sclerosis. J Neurol Neurosurg Psychiatry0, 1-10. 

Michailidou, C. y Clark, L.V. (2009). Graded exercise therapy: a self-help guide for those with chronic fatigue syndrome/myalgic encephalomyelitis. Londres: Rahere Association, St Bartholomew´s Hospital. 

 

Carlos Pelta
Carlos Pelta

Doctor en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, actualmente es investigador asociado al Departamento de Psicología Experimental, Procesos Cognitivos y Logopedia de dicha Universidad. Interesado en las aplicaciones de la Inteligencia Artificial a los campos de la Psicología y de la Neurociencia y en el desarrollo de algoritmos computacionales para el estudio de los sistemas complejos. Esta es su página en Researchgate y en https://cpelta.academia.edu/research#papers

Sobre este blog

Este blog pretende dar a conocer aquellas investigaciones que se están realizando en torno a la interacción entre los procesos cognitivos del cerebro humano y la ciencia computacional.

Ver todos los artículos (29)