¿Cómo sería el cerebro de Montserrat Caballé?

15/10/2018 0 comentarios
Menear

En este post repasaremos estudios destacados de neuroimagen funcional y estructural que han permitido ampliar nuestro conocimiento de las bases neurales del canto.

El pasado 6 de octubre nos dejó una de las sopranos españolas más prestigiosas: la barcelonesa Montserrat Caballé. Seguramente cada uno tendrá una imagen distinta de la artista. En mi caso, dado que mi familia no era demasiado aficionada a la ópera (y tampoco yo hasta años más tarde), la primera imagen que tengo de Caballé es la del dúo con Freddie Mercury del tema "Barcelona" con motivo de las Olimpiadas del 92. En el momento en que la vi ya habían pasado varios años, yo estaba en plena adolescencia y recuerdo que me sorprendió cómo Freddie, a quien yo idolatraba desde que descubrí "Bohemian rhapsody", quedaba eclipsado por la envolvente y expresiva voz de la soprano. ¡Cómo resonaba por encima de la música y los fuegos artificiales! Pero para alcanzar este nivel de técnica vocal, Caballé estuvo ensayando con disciplina férrea desde los once años en el Conservatorio del Liceo. Y naturalmente, desde una perspectiva neurocientífica, cabe preguntarse cómo tantas horas de práctica habrían esculpido el cerebro de la belcantista. Aunque no disponemos de datos de neuroimagen de Caballé, podemos especular cuáles serían estos cambios a partir de los estudios que se han realizado con cantantes de ópera. El Dr. Boris Kleber del Centro de Música en el Cerebro de la universidad de Aarhus es un pionero en este campo y sus estudios constituyen un referente muy importante.

En un estudio publicado en la revista Cerebral cortex, Kleber y colegas llevaron a cabo un experimento muy interesante en el que hacían cantar en el escáner de resonancia magnética funcional una aria de ópera italiana a cantantes líricos consagrados, estudiantes vocales de conservatorio y un grupo control[1]. En concreto, los participantes tenían que cantar los primeros seis versos de la primera estrofa de "Caro mio ben" de Tommaso Giordani (v. vídeo para una interpretación de Montserrat Caballé).

¿Qué cambios neuroplásticos observaron? Para empezar, los cantantes de ópera tenían mayor actividad en regiones del córtex somatosensorial primario (S1) que correlacionaban positivamente con la cantidad de práctica. Los autores especulan que esta zona proporcionaría un feedback cinestésico clave para el control vocal al informar de la posición real de la laringe y los articuladores (labios, lengua, mandíbula) respecto a la posición deseada permitiendo así pequeños reajustes para corregir errores cuando se detecta una discrepancia. En consonancia, los cantantes profesionales también exhibían mayor activación del córtex motor primario, del cerebelo y de áreas de memoria motora implícita a nivel subcortical.

En otro estudio, Kleber y colegas examinaron esta vez los cambios en la morfología cerebral derivados de la práctica del canto en estas redes neurales[2]. Dada la evidencia de que la actividad recurrente de una región puede conducir a cambios estructurales, la estructura del cerebro de los cantantes profesionales difería asimismo en estas regiones. En concreto, el S1 que representa la laringe tenía un mayor volumen de sustancia gris en el hemisferio derecho de los cantantes líricos. Como novedad, en este estudio también encontraron incrementos de volumen en el córtex auditivo primario. Un punto sobre el que cabría llamar la atención es que el mayor volumen en el S1 derecho estaba correlacionado con la edad de inicio de los estudios vocales a partir de los catorce años, que es un momento más tardío que el que se ha venido observando en músicos instrumentales (alrededor de siete años). Esto implica que el control preciso del sistema vocal tendría lugar una vez el del habla hubiera madurado por completo (y quizás aquí Michael Jackson sea una excepción) y por tanto el período sensible de aprendizaje del canto se iniciaría más tarde en comparación con el de tocar un instrumento pero se necesitan nuevos estudios combinando datos morfométricos y conductuales que corroboren esta conclusión.

Regiones que muestran un incremento de volumen de materia gris (incluyendo S1). Adaptado de Kleber et al. (2016)
Más recientemente se ha publicado otro artículo encabezado por el Dr. Kleber en el que se manipulaba el feedback auditivo a los cantantes[3]. Previamente habían comprobado que si se privaba a los cantantes de feedback sensorimotor anestesiando las mucosas de las cuerdas vocales, la actividad de la ínsula anterior disminuía en los cantantes profesionales lo cual indicaba que esta región juega un papel importante en dicho feedback [4]. La cuestión que se plantearon entonces es si al privarlos de feedback auditivo (aplicando un ruido que enmascara su voz), el feedback sensorimotor actuaría compensando dicha pérdida y por consiguiente la actividad de la ínsula anterior aumentaría. Efectivamente, esta sospecha se confirmó y no solo eso sino que además la conectividad funcional de esta región con otras regiones frontales, parietales y sensorimotoras relacionadas con la voz se incrementó.

Poco a poco, estas investigaciones han ido arrojando luz sobre los posibles mecanismos neurales relacionados con la práctica profesional del canto. Y tal vez ahora la próxima vez que veamos a la extraordinaria Montserrat Caballé cantando sobre un escenario podamos imaginarnos cómo se activan los distintos circuitos de feedback sensorial (auditivo y sensorimotor) y de control motor que han dado lugar a una de las voces más bellas de la historia.


Referencias
1. Kleber, B., Veit, R., Birbaumer, N., Gruzelier, J., and Lotze, M. (2010). The Brain of Opera Singers: Experience-Dependent Changes in Functional Activation. Cereb. Cortex 20, 1144–1152.
2. Kleber, B., Veit, R., Moll, C.V., Gaser, C., Birbaumer, N., and Lotze, M. (2016). Voxel-based morphometry in opera singers: Increased gray-matter volume in right somatosensory and auditory cortices. NeuroImage 133, 477–483.
3. Kleber, B., Friberg, A., Zeitouni, A., and Zatorre, R. (2017). Experience-dependent modulation of right anterior insula and sensorimotor regions as a function of noise-masked auditory feedback in singers and nonsingers. NeuroImage 147, 97–110.
4. Kleber, B., Zeitouni, A.G., Friberg, A., and Zatorre, R.J. (2013). Experience-dependent modulation of feedback integration during singing: role of the right anterior insula. J. Neurosci. 33, 6070–6080.