André Karwath aka. Wikimedia Commons

¿Suele tomar muchas tazas de café durante la jornada laboral? ¿Pica con frecuencia grageas o bombones de chocolate mientras se encuentra en la oficina? ¿Necesita ir al bar después de salir del despacho?  Entonces es posible que su trabajo le aburra, que no le llene ni le motive. De hecho, según informan el la página de salud del gobierno de Estados Unidos Healthfinder, investigadores de  la Universidad Central Lancashire advierten de que el aburrimiento crónico afecta a uno de cada cuatro empleados de oficina, con las correspondientes consecuencias para la calidad de su trabajo y su salud física y mental.

A grandes rasgos, los autores del estudio llevaron a cabo una encuesta entre 102 empleados de oficina para saber si se aburrían en su trabajo y, en ese caso, cómo afrontaban la situación. El 25 por ciento de los encuestados confesaron sentirse aburridos en su puesto de trabajo, por lo que con frecuencia acudían al café o al chocolate  para “endulzar” su tedio. Los empleados más apáticos incluso mencionaban la ingesta de bebidas alcohólicas al finalizar la jornada. Casi el 80 por ciento de los participantes señalaron que el aburrimiento les hacía perder la concentración. Más de la mitad indicaron que contribuía a que cometieran errores.

"El análisis de los resultados sugiere que la causa más significativa de aburrimiento en la oficina es el trabajo poco exigente. Los gerentes deben buscar formas de reducir las fuentes de aburrimiento laboral y fomentar formas saludables de afrontarlo", aconseja Sandi Mann, de la Universidad de Central Lancashire.  "También hallamos que algunas personas son más propensas al aburrimiento que otras”, añade. Para solventar la situación, la investigadora aconseja tener en cuenta la tendencia al aburrimiento de los candidatos a la hora de seleccionar al personal, así como ofrecer a los trabajadores programas de formación y desarrollo con el fin de motivarles y evitar la monotonía. Con todo, los autores del estudio destacan que los resultados son todavía preliminares.

 Artículos relacionados: “La felicidad en el trabajo”, por A. Rodríguez Muñoz y A. I. Sanz Vergel, en Mente y Cerebro nº 50.

Yvonne Buchholz
Yvonne Buchholz

Redactora de Mente y cerebro.

Sobre este blog

"...y en el mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende" — Pedro Calderón de la Barca ("La vida es sueño")

Ver todos los artículos