Un misil produce como mínimo tres impactos. El relacionado con los daños físicos-destrucción directa en el lugar, el vinculado a la importante inversión en su fabricación que canaliza los recursos económicos del país en sentido opuesto a las necesidades de su población y el impacto ambiental-ecológico producido por las explosiones.

Los aportes a las necesidades humanas primarias de las nuevas tecnologías, por ejemplo en el caso de la nanotecnología, se producen en las nueve áreas reconocidas: salud, alimentación, energía, cuidado ambiental, vivienda, trasporte, vestimenta y comunicación y defensa. Siempre aparece tímidamente al final la palabra defensa, en realidad si alguien debe utilizar la tecnología para la defensa es una respuesta directa a quién la utiliza para atacar. Esta dicotomía se presenta en la esencia íntima del ser humano. Para Sigmund Freud la naturaleza humana contiene la potencia o facultad tanto de ser bueno como malo debido a sus dos instintos básicos, eros y tánatos: amor y muerte (thánatos). A pesar de nuestra evolución cultural el hacer esta fundamentalmente determinado o motivado por el equilibrio entre los dos instintos.

En una sociedad global dónde las películas y las series están repletas de escenas con armas de fuego, tal vez una guerra parezca en nuestra vida como lo cotidiano normal, no como el despertar de un tánatos adormecido. La realidad debería ser otra, un repudio generalizado por cada misil y una condena con crecimiento exponencial al aumentar en forma masiva su utilización. 

El contexto señalado hace cada vez más necesario el atesoramiento o apropiación del conocimiento conducente a las nuevas tecnologías por la mayoría de la población del planeta para ser utilizado en beneficio de todos y no se apoderen de él minorías en busca poder y/o enriquecimiento excesivo. Una dicotomía similar a eros o tánatos y paz o guerra.

 

Lectura complementaria:

¿Por qué Nanotecnología? 10 respuestas.

 

Alberto Luis D’Andrea
Alberto Luis D’Andrea

Director de Nanotecnología y Nuevas Tecnologías de la Universidad CAECE (Buenos Aires, Argentina).Profesor y Doctor en Ciencias Químicas egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Posgrado de Ingeniería Biomédica dictado en conjunto por la Fundación Favaloro y la Facultad de Medicina (UBA). Presidente de la Confederación Argentina de Biotecnología (CAB) y de la Confederación Argentina de Nanotecnología (CAN). Coordinador de la Comisión de Biotecnología y Nanotecnología del Colegio de Ingeniería Agronómica (CPIA). Autor de numerosos trabajos de investigación en revistas internacionales, libros relacionados con la docencia y artículos en diarios y revistas. Últimos libros: La Convergencia de las Tecnologías Exponenciales & la Singularidad Tecnológica (2017) y Pensar el siglo XXI (2022). Creador y redactor del periódico online Biotecnología & Nanotecnología al Instante. Creador y columnista del ex programa radial Café Biotecnológico (Radio Cultura) y del actual Que lo nuevo no te sorprenda (Ambiente Radio).

http://albertodandrea.blogspot.com.ar 

Sobre este blog

Una visión del futuro desde la nanotecnología.

Ver todos los artículos