El filósofo Edgar Morín nos describe un mundo complejo el cual requiere de individuos capaces de desarrollar pensamiento complejo para interactuar en él. La necesidad de integrar el conocimiento constituye la base para la comprensión en la complejidad. Las universidades del siglo XXI hacen exactamente lo opuesto, se ufanan de tener cada vez más carreras, 40, 50,…atomizando el conocimiento, alejando a sus estudiantes de la formación necesaria para el desarrollo del pensamiento complejo. Las empresas como si tuvieran un “pegamento mágico” organizan equipos multidisciplinarios para poder avanzar en un esfuerzo por integrar lo que la universidad atomiza. Los equipos pueden mejorar la performance empresarial pero sus integrantes no están capacitados para mejorar la suya ante la incertidumbre de lo complicado, no están capacitados para su realización personal en un contexto laberíntico.

La respuesta integradora se inicia con la llegada de dos grandes procesos de convergencia tecnológica secuenciales en el tiempo: las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) y las NBIC (nano, bio, info y cognotecnologías). Las TIC conforman uno de los principales ejemplos de convergencia del siglo XX, han suscitado profundos cambios sociales, dando origen a la sociedad informática (informacional) al compatibilizar e integrar tecnologías de la información y comunicación muy relevantes, como el cine, la fotografía, la radio, la televisión, la informática y las telecomunicaciones generando ni más ni menos que un nuevo modelo de sociedad. No obstante la comunicación es solo una de las nueve necesidades humanas primarias y para entender, en un planeta sin rumbo en lo económico y ambiental, las respuestas necesarias en las ocho restantes: salud, energía, alimentos, ambiente, vestimenta, transporte, vivienda y defensa aparece una nueva convergencia del conocimiento, las NBIC y el gradual paso de la sociedad informática a la sociedad multidireccional. Como explica el profesor y filósofo de la ciencia Javier Echeverría el sistema NBIC es nanocósmico, y por tanto imperceptible a simple vista, no está al alcance de cualquier individuo, por ser una escala del mundo que, aun siendo real, no ha sido accesible a la percepción humana hasta hace pocos años, y ello gracias a la invención de microscopios que permitieron comprender todo desde una nueva óptica. El primer programa NBIC “Converging Technologies for Improving Human Performance” (National Science Foundation Department of Commerce. EEUU, Diciembre 2001) explica que su fin último no sólo es el conocimiento: “las tecnologías convergentes podrían producir enormes mejoras en las habilidades humanas, beneficios sociales y mejora en la calidad de vida”.

Lejos están nuestras atomizadoras universidades de las NBIC. En los países existe una importante cantidad de universidades con carreras vinculadas a la infotecnología, pocas de biotecnología, muy pocas de nanotecnología y casi ninguna carrera de cognociencia/cognotecnología. Todas todavía en la primera convergencia tecnológica iniciada en el siglo XX y sin los espacios curriculares para avanzar armónicamente a la convergencia tecnológica del siglo XXI, las NBIC. Un lamentable límite a nuestra realización humana.

 

Lectura complementaria: Los dos grandes procesos de convergencia tecnológica.

Alberto Luis D’Andrea
Alberto Luis D’Andrea

Director de Nanotecnología y Nuevas Tecnologías de la Universidad CAECE (Buenos Aires, Argentina).Profesor y Doctor en Ciencias Químicas egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Posgrado de Ingeniería Biomédica dictado en conjunto por la Fundación Favaloro y la Facultad de Medicina (UBA). Presidente de la Confederación Argentina de Biotecnología (CAB) y de la Confederación Argentina de Nanotecnología (CAN). Coordinador de la Comisión de Biotecnología y Nanotecnología del Colegio de Ingeniería Agronómica (CPIA). Autor de numerosos trabajos de investigación en revistas internacionales, libros relacionados con la docencia y artículos en diarios y revistas. Último libro (2017) "La Convergencia de las Tecnologías Exponenciales & la Singularidad Tecnológica". Creador y redactor del periódico online Biotecnología & Nanotecnología al Instante. Creador y columnista del programa radial Café Biotecnológico.

http://albertodandrea.blogspot.com.ar 

Sobre este blog

Una visión del futuro desde la nanotecnología.

Ver todos los artículos