Me siento en la obligación de presentarme en esta mi primera entrada para SciLogs. Soy Francisco Javier Martínez Guardiola, ingeniero en electrónica y licenciado en física. Y digo esto de mi formación no porque lo considere importante, sino porque quizás a alguien le interese situar mis posibles estructuras mentales o deformaciones profesionales. En este blog, que dedicaré a hablar de tecnología, siempre intentaré ver el punto sorprendente de ella y espero poder transmitir esa sorpresa que, al menos a mí, me despiertan ciertas cosas que descubro.

En esta primera entrada, sin embargo, voy a tomarme la licencia de escribir un poco sobre mi visión personal de la noticia científico-tecnológica de la semana pasada. Como me imagino que todo el mundo sabrá, la semana pasada la ESA (Agencia Espacial Europea) consiguió aterrizar (hay quien prefiere llamarlo Achurymenquizar) un pequeño laboratorio llamado Philae en el cometa familiarmente apodado como "Chury".

Esta espectacular noticia, además de la normal admiración por el logro, también despertó ciertas opiniones en contra de semejante dispendio para depositar una "lavadora" (así lo llamó el articulista Pedro Simón de "El Mundo" que escribió el artículo homónimo a este) en un trozo de roca a millones de kilómetros de nuestra amada y cálida Tierra, de la que supongo no deberíamos salir.

A los que nos apasiona la ciencia y la tecnología, nos basta con el logro, con saber que un "cacharro" autónomo, sí autónomo porque no puede ser teledirigido con un joystick desde aquí, se ha posado el solito en un cometa. Tan solo imagina que estás jugando al Space Invaders y que los movimientos de tu mando se ejecutan media hora más tarde que tú aprietes el botón correspondiente, y además te enteras 1 hora más tarde del resultado de tu movimiento, poco práctico ¿verdad? Rosetta navega mirando las estrellas  apuntando a su horizonte y corrigiendo su rumbo para buscar ese pequeño puntito que parece una estrella como las otras pero que sin embargo es un cometa que viaja a 55.000 km/h. Y todo esto lo hace con tecnología española. Y aquí empieza mi primer punto de argumentación.

Si bien Pedro Simón argumenta que el gasto es totalmente desproporcionado, e inútil. A mí me parece que hace gala de una ignorancia más que patente. Pero no es culpa de él, estoy seguro de que más de una persona en España ha sido de esta opinión, porque si la cifra de la velocidad del cometa marea, no marea menos la cifra del coste de la misión: 1400 millones de euros. Pero no nos alarmemos, no todo lo ha pagado España. Es una misión europea, y como tal, han participado multitud de países, vamos, prácticamente toda la Unión Europea. Y como he comentado antes, resulta que hay empresas españolas que se han beneficiado de este gasto. Y ya sabemos que las empresas generan empleo, y si generan empleo empresas españolas, lo generaran en España. Pero tampoco es esto lo que quiero destacar.

 

Yo también quiero pertenecer a una raza de exploradores, y me alegra que se siga gastando dinero en exploración espacial (sí, gastando porque no tenemos que estar pensando siempre en el retorno), porque desde luego hay que haber tenido los ojos cerrados durante mucho tiempo para no darse cuenta de que la exploración espacial ha tenido mucha repercusión en la tecnología que usamos día a día. Pero aun así, esto puede recordar a la gente la frase de Richard Feynman de: "La física es como el sexo: seguro que da alguna compensación práctica, pero no es por eso por lo que lo hacemos". Sin embargo esta genial frase de Feynman no me parece aplicable cuando tenemos que justificar semejante gasto de recursos, que no olvidemos son públicos.

Por una vez no voy a enarbolar la bandera de los avances tecnológicos de los que nos beneficiamos o nos podremos beneficiar, sino que quiero resaltar la obtención de capital humano que esto supone. La Misión Rosetta lleva en marcha más de 20 años, hace 10 años se lanzó la sonda, pero durante los 10 años anteriores se desarrollaron todas las tecnologías. Es innumerable la cantidad de científicos e ingenieros que se han visto involucrados. Científicos e ingenieros que han adquirido una formación de frontera, han desarrollado y estirado la tecnología hasta límites más allá de lo conocido. Han resuelto problemas a los que nadie se había enfrentado. ¿No tiene valor todo ese conocimiento? ¿Crees que no servirá para aumentar nuestra posición en un mercado tecnológico? Yo tengo claro que sí. Tenemos gente formada que puede ser la que nos coloque en una posición ventajosa en este mercado global, en el que sólo siendo mano de obra no te va a permitir tener una economía resistente a crisis como la actual. Por supuesto el gasto debe involucrar a todos los niveles de la educación, desde infantil al más alto nivel como es el que nos ocupa.

 

En el artículo de Pedro Simón se menciona la "aventura" de Alexei Leonov en su primer paseo espacial, donde al salir al exterior y dada la expansión sufrida por la presurización del traje casi le cuesta la vida al no poder retornar a la nave. Tuvo que bajar la presurización del traje a riesgo de sufrir hipoxia. La verdad, es que no sé muy bien qué moraleja quiere presentar el autor con este hecho, pero a mí me parece que representa los problemas que pueden surgir cuando eres pionero. Como los problemas que ha sufrido Philae con el fallo de su propulsor y de los arpones. Aun así, y como ocurrió con Leonov, se pudo realizar con éxito el propósito para el que fue enviado al espacio. ¿Se le puede pedir más?

¿Nos seguimos leyendo?

@guardiolajavi

Artículos relacionados

Lee también en SciLogs

Fco. Javier Martínez Guardiola
Fco. Javier Martínez Guardiola

Licenciado en física e Ingeniería Electrónica. Profesor asociado en el departamento de Ingeniería de Comunicaciones de la Universidad Miguel Hernández. Doctor por la Universidad de Alicante, actualmente investigo en el Grupo de Holografía y Procesado Óptico de la Universidad de Alicante.

Web: Meditaciones dactilares

Sobre este blog

En este rincón intentaré explicar algunos conceptos sobre tecnología sorprendentes, al menos para mí. Y espero que para todos vosotros.

Ver todos los artículos (5)