Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

7 de Octubre de 2010
EvoluciÓn

Aletas y natación en los pingüinos

A pesar de que no pueden volar, los pingüinos presentan una habilidad natatoria superior a la mayoría de aves acuáticas.

A pesar de que los pingüinos no pueden volar, presentan una habilidad natatoria superior a la mayoría de aves acuáticas. Los pingüinos rey logran así avanzar bajo el agua más de 300 metros y permanecer sumergidos hasta 7 minutos.

 

Se desconoce con exactitud cómo adquirieron los pingüinos esa capacidad subacuática. Pero el descubrimiento reciente del esqueleto fósil de un pingüino gigante en Perú, del que se han conservado numerosas plumas, ofrece nuevos datos sobre la transición evolutiva de estas aves desde el aire hasta el mar.

 

Las plumas del fósil conservan ciertas estructuras celulares, los melanosomas, que contienen el pigmento melanina, responsable del color de la piel y del pelo en los humanos, y del plumaje en las aves. La forma y el tamaño de los melanosomas pueden ofrecer información sobre el color de aves extintas. Y en los pingüinos actuales, la melanina no sólo parece conferir color a las aletas, sino también la fuerza y rigidez necesarias para la natación submarina.

 

Los melanosomas de las plumas del fósil difieren en varios aspectos de los melanosomas de los pingüinos actuales. Su forma y tamaño indican que las aletas del ave prehistórica presentarían una coloración gris y pardo-rojiza, distinta a la de los pingüinos de hoy, de color negro o pardo.

 

Ello hace pensar que aunque los pingüinos primitivos ya presentaban la forma corporal de los pingüinos actuales, todavía no habían desarrollado el tipo de melanosomas necesarios para la natación subacuática. Algunos investigadores apuntan que tal vez sólo nadaban en la superficie del agua y aún no tenían la capacidad de bucear. Se trataría de una transición evolutiva extraordinaria, ya que los pingüinos de hoy “vuelan” debajo del agua, en un medio que es 800 veces más denso que el aire.


 

Fuente: Science NOW

 

Más información en Science

Fotografías: Samuel Blanc / Wikicommons (foto pequeña en portada); Wikicommons (arriba)

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.