Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

5 de Noviembre de 2020
Depresión

¿Ayuda tener un pasatiempo contra la depresión?

Tocar el piano, practicar la alfarería o pintar. En algunos países, los médicos prescriben actividades recreativas para la depresión. Un estudio a largo plazo ha demostrado su efectividad.

Aficiones como la pintura ayudan a prevenir la depresión. [iStock/Portishead1]

Las personas que sufren depresión suelen sentirse solas y tienen pocas experiencias positivas. Desde hace unos años, en el Reino Unido, se aplica la llamada «prescripción social», herramienta que permite a los profesionales de la salud remitir a los pacientes a actividades comunitarias para complementar el tratamiento de su trastorno, como en el caso de los pacientes con depresión, entre leve y moderada.

Un grupo de psicólogos dirigido por Daisy Fancourt, del Colegio Universitario de Londres, ha investigado cómo la práctica de una afición puede prevenir la depresión o influir positivamente en el curso del trastorno. Lo publica la revista Psychotherapy and Psychosomatics. Para ello, entrevistaron a cerca de 8.800 adultos de manera periódica durante doce años. 

Entre otros temas, el cuestionario incluía preguntas sobre los síntomas depresivos y las aficiones personales. En este caso, se consideraron las ocupaciones para pasar el tiempo que se realizaban de manera regular y que no suponían un esfuerzo físico exigente. De este modo, los investigadores excluían la práctica del deporte de su estudio, ya que el ejercicio físico tiene un efecto sobre la depresión, lo que podría falsear los resultados de la investigación. Entre los pasatiempos favoritos habituales se encontraban tocar un instrumento musical, realizar alguna actividad artística o creativa (entre ellas, la pintura) y el coleccionismo.

Menor riesgo de depresión

Según descubrieron, los participantes que no tenían ningún pasatiempo antes de empezar el estudio se beneficiaron de comenzar a practicar uno. Por otro lado, su riesgo de sufrir una depresión durante el curso del estudio se redujo en un 32 por ciento en comparación con los participantes que continuaban sin ejercitarse en una afición durante su tiempo libre. Una actividad de ocio benefició incluso a las personas que presentaban un trastorno depresivo al principio de la investigación: no solo manifestaron síntomas menos graves, sino que sus posibilidades de recuperación eran tres veces mayores en comparación con las de los sujetos que no practicaban ningún hobby.

Los investigadores concluyen que la práctica de un pasatiempo favorito protege, en cierta medida, contra la depresión. Ahora bien, no importa cuánto tiempo o dinero se invierta en ello: los autores destacan sobre todo la eficacia de la prescripción social. Aunque no registraron si los participantes practicaban su afición solos o en grupo, en la mayoría de las actividades, tarde o temprano, se produce un intercambio con personas afines. Asimismo, según describen, estas actividades proporcionan distracción, novedad, estimulación cognitiva, sensación de pertenencia, además de mejorar las habilidades de afrontamiento y, si se practican en grupo, facilitan el apoyo social, todo lo cual protege la salud mental. También fomentan la autoexpresión, la creatividad y la relajación.

Joachim Retzbach

Referencia: «Fixed effects analyses of time vaying-associations between hobbies and expression in a longitudinal cohort study: Support for social prescribing?» D. Fancourt, S. Opher y C. de Oliveira en Psychotherapy and Psychosomatics, vol. 89, págs. 111-113, 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.