23 de Octubre de 2014
CONSERVACIÓN

Buitres amenazados

Ciertos fármacos de uso veterinario podrían poner en peligro las poblaciones de buitres en Europa.

Buitre leonado. [Juan Lacruz / Wikimedia Commons]

La enorme disminución de la población de buitres en la India en los últimos decenios ha sido atribuida al empleo generalizado de un fármaco antinflamatorio en el ganado. Ahora, los buitres de Europa, cuyas mayores poblaciones se concentran en España, podrían sufrir el mismo destino que los de la India, tras haberse informado el primer caso de muerte vinculada a un medicamento similar.

Los buitres de la India han experimentado un serio declive desde la década de 1990. Las poblaciones de algunas especies como el buitre picofino (Gyps indicus) se han visto mermadas en más de un 95 por ciento y se considera que se hallan en peligro crítico. Los científicos han culpado al medicamento diclofenaco, que los veterinarios administran al ganado para tratar enfermedades como la artritis o la neumonía. Se ha visto que las aves que se alimentan de los cadáveres de los animales tratados son muy sensibles al compuesto, que puede provocarles la muerte.

Un estudio recién publicado en Conservation Biology y firmado, entre otros, por Irene Zorrilla y Rosa Martínez, del Centro de Análisis Diagnóstico de la Junta de Andalucía, informaba que un buitre leonado (Gyps fulvus) hallado muerto en Andalucía en 2012 había sufrido gota visceral grave, un signo típico de envenenamiento por diclofenaco en los buitres de la India. Los análisis de laboratorio demostraron que las muestras de hígado y riñón contenían niveles altos de flunixina, otro fármaco que, igual que el diclofenaco, pertenece a la clase de los antinflamatorios no esteroideos (AINE).

Según los autores, se trata del primer buitre silvestre afectado por un AINE fuera de Asia, así como el primer caso de un ave muerta a causa de un AINE distinto del diclofenaco. También comentan que podría representar tan solo la punta del iceberg en términos de muertes de buitres. Insisten, por tanto, en la necesidad de seguir realizando pruebas de seguridad de todos los AINE en las rapaces carroñeras.

Momento de reaccionar

La situación resulta preocupante en España por la existencia en algunas partes de muladares, zonas donde se dejan a la intemperie los cadáveres del ganado para que los animales salvajes se alimenten de ellos. Además, más del 95 por ciento de los buitres de Europa habitan en nuestro país. Según la Fundación para la Conservación del Buitre (VCF), en Zúrich, España alberga alrededor de 70.000 buitres leonados, 5.000 buitres negros (Aegypius monachus), 3000 alimoches (Neophron pernkopterus) y 300 quebrantahuesos (Gypaetus barbatus).

Algunos expertos, como Antoni Margalida, biólogo conservacionista de la Universidad de Lérida, ya habían advertido de los riesgos planteados por el diclofenaco en los buitres de España. Margalida señala que hay otras especies amenazadas que se alimentan también de carroña, como águilas y milanos. Según él, un daño demostrado exige una respuesta urgente de las administraciones para que prohíban lo antes posible el uso de diclofenaco.

La Agencia Europea de Medicamentos está considerando la amenaza planteada por el diclofenaco en los buitres y debe tomar una decisión a finales de noviembre. Podría prohibir o restringir el uso del fármaco en el ganado o establecer recomendaciones sobre el modo de eliminar los cadáveres. Algunos investigadores sugieren emplear otro fármaco, el meloxicam, que trata los mismos problemas que el diclofenaco pero resulta menos tóxico para los buitres.

El año pasado se aprobaron en España algunos productos que contienen diclofenaco para uso veterinario y no está claro en qué grado se están utilizando. Según las estimaciones de la VCF, si el uso de estos compuestos crece, el número de cadáveres contaminados podría alcanzar en poco tiempo los valores que causaron la desaparición casi total de los buitres en la India.

Más información en Conservation Biology

Fuente: Nature

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.