2 de Diciembre de 2022
Neurociencia

Cada forma de disociación tiene su propio patrón

Los síntomas disociativos suelen desarrollarse tras un traumatismo infantil grave. Los escáneres cerebrales no solo pueden hacerlos visibles, sino también distinguir los diferentes síntomas.

Una experiencia disociativa típica es la sensación de estar «al lado de uno mismo» o de percibir las propias acciones como en una película. [UNOMAT/ISTOCK]

Las disociaciones pueden adoptar muchas formas: desde el entumecimiento emocional hasta el cambio de identidad. La causa suele ser un traumatismo en la infancia. Un equipo de investigación estadounidense ha encontrado ahora patrones de actividad típicos en el cerebro de las mujeres para diferentes formas de disociación. El grupo dirigido por Lauren Lebois, del Hospital McLean de Belmont, informó de ello en la revista científica Neuropsychopharmacology.

Mediante una técnica de imagen denominada resonancia magnética funcional, el equipo buscó anomalías en la actividad de ciertas redes neuronales en 91 sujetos femeninos, que se habían determinado individualmente en pruebas preliminares. La muestra incluyó a mujeres con o sin traumas infantiles que habían desarrollado un trastorno disociativo o un trastorno por estrés postraumático (TEPT) con o sin síntomas disociativos.

En las mujeres con disociaciones, los investigadores encontraron una mayor conectividad, es decir, una mayor coactivación o actividad acoplada de tres redes cuya cooperación, según el «modelo de la triple red», desempeña un papel en muchos trastornos mentales, como la depresión y el autismo. Las tres redes implicadas fueron: en primer lugar, la red ejecutiva central entre los lóbulos frontal y parietal posterior, que procesa la información en la memoria de trabajo. En segundo lugar, la red de «modo por defecto», que conecta los lóbulos frontal, parietal y temporal y se activa cuando no se procesa ninguna información de forma específica, por ejemplo, durante la ensoñación. Y en tercer lugar, la red de saliencia, que incluye la amígdala: reacciona a los estímulos llamativos e influye en la interacción de las otras dos redes.

Las disociaciones son medibles

En los sujetos de prueba con disociaciones, la conectividad de las tres redes era más pronunciada, mientras que la de otras regiones era más débil. Los investigadores también descubrieron patrones de coactivación típicos de varios síndromes disociativos, por ejemplo del trastorno de identidad disociativo en la red ejecutiva central. «Las disociaciones típicas del TEPT y de los trastornos de identidad disociativos están asociadas cada una a sus propias firmas cerebrales», explica Lebois, director del programa de investigación de trastornos disociativos y traumas del Hospital McLean, en un comunicado de prensa.

La psicóloga ya había observado estas anomalías en los primeros datos de sus pacientes en 2020: cuanto más conectadas estaban las actividades de la red de modo por defecto y la red ejecutiva central, más graves eran los síntomas disociativos. Otros estudios también habían encontrado pruebas de un aumento de la conectividad en las disociaciones.

Sin embargo, algunos expertos siguen dudando de la existencia de los trastornos disociativos. Los nuevos hallazgos podrían ayudar a disipar las dudas. «Las disociaciones y los trastornos disociativos están infravalorados, a menudo no se reconocen o se diagnostican erróneamente», afirma Lebois. La investigación hace visibles las huellas invisibles del trauma y demuestra que los síntomas disociativos pueden medirse.

Christiane Gelitz

 

Referencias: «Deconstructing dissociation: a triple network model of trauma-related dissociation and its subtypes». L. A. Lebois et al. en Neuropsychopharmacology , vol. 47, nº 13, págs. 2261-2270, 2022.

«Large-scale functional brain network architecture changes associated with trauma-related dissociation». L. A. Lebois et al. en American Journal of Psychiatry., vol. 178, nº 2, págs. 165-173, 2021.

 

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.