Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

13 de Noviembre de 2019
Personalidad

Cada ratón es diferente

Desarrollan un método de cálculo que permite medir la personalidad de los ratones que viven en un entorno seminatural.

Algunos ratones son curiosos y eligen explorar nuevos lugares en los que esconderse. Otros son miedosos y prefieren permanecer en su nido. [iSotck/ Eduard Lysenko]

De la misma manera que sucede entre los humanos, entre los ratones cada uno es diferente. A algunos les gusta explorar nuevos lugares, mientras otros prefieren quedarse en su nido. Algunos disfrutan de la proximidad de sus congéneres; otros escogen estar solos. Estas características de cada individuo permanecen relativamente estables a lo largo de la vida y definen la personalidad. Si bien en los humanos es posible determinar la manera de ser de cada uno con ayuda de tests psicológicos, ¿cómo se puede averiguar la personalidad en los animales?

Según publica la revista Nature Neuroscience, investigadores del Instituto Max Planck de Psicología y del Instituto Weizmann de Ciencia han logrado definir las diferencias individuales de ratones que vivían en un entorno seminatural. Para ello, analizaron las grabaciones en vídeo que habían realizado sobre el comportamiento de grupos de roedores. Para identificarlos de forma sencilla y sin molestarlos, previamente tiñeron el pelaje de cada ratón de distinto color.

Analizaron cada filmación en busca de 60 comportamientos diferentes, entre ellos, la frecuencia con la que cada ratón se acercaba a sus congéneres, si se perseguían entre sí, si huían o el tiempo que permanecían en el nido o que empleaban para comer. Mediante un algoritmo, los investigadores hallaron rasgos de personalidad estables y diferenciaron a los animales en función de su comportamiento. Este método funciona de manera similar que las pruebas de personalidad humana, en las que, por lo general, se califica a las personas a partir de cinco rasgos principales («los cinco grandes») y se buscan propiedades que permanezcan constantes en el tiempo.

Personalidad estable

En los ratones, el algoritmo determinó cuatro dimensiones según la conducta del animal. Para comprobar si esas propiedades eran estables, los investigadores mezclaron los roedores. Aunque algunos de los comportamientos habían cambiado, las personalidades permanecieron estables. Mediante el uso de métodos avanzados de secuenciación de ARN y cepas de ratones transgénicos, demostraron asimsimo que las diferencias individuales en esos rasgos de personalidad coincidían con la disparidad de la actividad genética en el cerebro de los ratones.

«Este método puede ampliar nuestra comprensión de la valoración conductual y de las diferencias en la personalidad mucho más allá de lo que permiten los métodos actuales. Podemos investigar cómo los genes, las drogas, el envejecimiento, etcétera, influyen en la personalidad, cómo esta se representa y se mantiene estable en el cerebro y cómo contribuye a la salud y enfermedad mental», señala Stoyo Karamihalev, del Instituto Max Planck de Psicología en un comunicado de prensa. Alon Chen, autor principal del estudio, añade: «Esperamos que este planteamiento ayude a desarrollar una psiquiatría personalizada perfeccionada.»

Fuente: Sociedad Max Planck

Referencia: «Identity domains capture individual differences from across the behavioral repertoire». Oren Forkosch et al., publicado en línea en Nature Neuroscience el 4 de noviembre de 2019.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.