Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

11 de Julio de 2017
Astrofísica

Calma en Titán

Titán es, junto con la Tierra, el único cuerpo conocido del sistema solar en cuya superficie hay extensiones cubiertas por líquidos. Sin embargo, sus olas son miniaturas.

La región donde están casi todos los lagos de Titán, cerca del polo Norte, en un mosaico en falso color de imágenes tomadas en infrarrojos por la sonda Cassini: el área de Kraken, el mayor, es como la del mar Caspio y el lago Superior juntos. En la franja resaltada a alta resolución se ven salares de sustancias orgánicas que estuvieron disueltas en metano líquido [NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/University of Idaho].

No solo en la Tierra hay mares o lagos sobre la superficie; también los tiene Titán, luna de Saturno. Pero son de metano y etano líquidos, no de agua. Su dinámica parece muy distinta a la de las masas de agua terrestres: las olas de Titán apenas si salpican. Según un estudio de Cyril Grima, de la universidad de Texas, sus colaboradores y el equipo del radar de la sonda Cassini, publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters, las olas alcanzan en el satélite, al menos al principio del verano y en el norte, una altura de solo unos milímetros, con una separación entre ellas de unos 20 centímetros como mucho. En cambio, las enormes olas de las tormentas se levantan en los mares de la Tierra hasta los 25 metros de altura.

Se han valido de los datos de radar obtenidos por la sonda Cassini, cuya misión terminará en septiembre de 2017. Con un nuevo método ideado por Grima, él y sus coautores han calculado la agitación de la superficie de los lagos Kraken (el mayor de Titán), Ligeia y Punga con una precisión muy alta. Cassini los sobrevoló por última vez en abril de 2017; con los datos que ha proporcionado pudieron determinar la altura y separación de las olas. Y de ahí han deducido también que la velocidad del viento en esas regiones debía de ser de solo 0,79 kilómetros por hora a una altura de diez metros. No se esperaba una brisa tan suave, sobre todo en verano, que se supone que es la estación más ventosa de Titán. Si un día una sonda se quisiera posar en esos lagos de Titán, parece que no tendría que vérselas con ráfagas peligrosas, dice Grima.

Daniel Lingenhöhl/Spektrum der Wissenschaft.


Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.


Referencia: «Surface roughness of Titan's hydrocarbon seas». Cyril Grima et al. en Earth and Planetary Science Letters, 15 de septiembre de 2017, vol. 474-20.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.