Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

4 de Febrero de 2021
Resistencia antibiótica

Cambiar de forma para sobrevivir a los antibióticos

Este mecanismo permitiría a las bacterias adaptarse y contrarrestar el efecto de los fármacos.

Crecimiento de la bacteria Caulobacter crescentus en ausencia (arriba) y presencia (abajo) de un fármaco antibiótico. [Shiladitya Banerjee]

Los antibióticos constituyen una valiosa herramienta para luchar contra las infecciones bacterianas. Sin embargo, estos microorganismos disponen de distintos mecanismos para eludir el efecto tóxico de los fármacos. Ahora, un estudio, publicado por la revista Nature Physics, señala el cambio de forma como uno de ellos.

Shiladitya Banerjee de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh y el Colegio Universitario de Londres, y sus colaboradores, estudiaron el proceso de adaptación de la bacteria Caulobacter crescentus a la exposición prolongada a dosis no letales de cloranfenicol. Este antibiótico de amplio espectro interfiere en la síntesis de proteínas, hecho que reduce la velocidad de crecimiento y división de las células.

A lo largo del experimento, los investigadores observaron que en presencia del fármaco las células bacterianas modificaban su forma a lo largo de las distintas generaciones. En concreto, aumentaban su grosor y curvatura, a fin de recobrar el ritmo de crecimiento y reproducción normal, es decir, sin antibiótico.

Los autores postulan que un mayor volumen celular favorecería la dilución de las moléculas de cloranfenicol presentes el interior de la célula. Asimismo, la reducción de la superficie celular, resultado del cambio morfológico, también disminuiría el flujo de entrada del fármaco a través de la membrana. Ello permitiría a la célula adaptarse y sobrevivir a la toxicidad del antibiótico.

De forma interesante, tras retirar el cloranfenicol del medio de cultivo, las bacterias mantuvieron una suerte de memoria y no recuperaron su forma original hasta después de múltiples ciclos de división.

Para Banerjee y su equipo el hallazgo demuestra la existencia de un mecanismo bacteriano, poco explorado hasta la fecha, para afrontar el estrés ocasionado por los antibióticos. A su vez, se preguntan qué otras formas específicas podrían favorecer la tolerancia a estos fármacos. Una cuestión que intentarán resolver en un futuro, ya que la resistencia antibiótica constituye uno de los principales problemas de salud pública que amenaza a la población mundial.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Mechanical feedback promotes bacterial adaptation to antibiotics», de S. Banerjee et al., en Nature Physics, publicado el 4 de enero de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.