Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

17 de Junio de 2020
Psicología

Cegados por la primera impresión

Cuando una persona nos resulta atractiva, no percibimos con precisión su personalidad.

La percepción precisa de los rasgos de personalidad de otro congénere en una primera cita suele revelar un menor interés romántico por esa persona. [iStock/Bokan76]

Por lo general, los humanos son bastante buenos a la hora de evaluar los rasgos de personalidad de los demás. Pero ¿es posible que en el amor la primera impresión nos ciegue? Psicólogos de la Universidad McGill, en Canadá, reclutaron a más de 500 adultos jóvenes solteros y heterosexuales para investigarlo. Los participantes debían tomar parte en citas rápidas. En total, se crearon más de 4000 encuentros de pareja, explican los autores en Psychological Science.

Antes de iniciar el programa de citas, solicitaron a los voluntarios que respondieran un cuestionario sobre su propia personalidad. A continuación, cada uno de ellos pasaba tres minutos con una persona del sexo opuesto que también participaba en las citas rápidas. Mientras las mujeres permanecían sentadas en el mismo lugar, los hombres cambiaban de mesa cada tres minutos. Entre encuentro y encuentro, todos debían evaluar la personalidad de su última cita así como indicar el interés que había despertado en ellos y si querían facilitarle sus datos de contacto.

Ojo para la personalidad «empañado»

Los participantes interesados por la persona con la que habían contactado manifestaban que la personalidad de la contraparte les había causado una buena impresión. Si bien este dato no genera gran sorpresa, los investigadores confirmaron el dicho «el amor es ciego»: cuanto mayor era el interés por la otra persona, menos se correspondía el juicio de su personalidad con los rasgos de su autoevaluación. Este fenómeno destacaba sobre todo en los participantes introvertidos; en los extravertidos, por el contrario, no se detectó. Según los autores, ello resulta explicable: las personas extrovertidas suelen revelar más sobre sí mismas, por lo que es más fácil evaluar correctamente su personalidad.

Los investigadores barajan diversas explicaciones para el juicio «empañado». Por un lado, el interés romántico puede oscurecer la visión de las características negativas; por otro, el «ojo agudo» para la personalidad puede deslustrar el romanticismo. Además, por lo general, el interés que despierta alguien disminuye cuando muestra demasiado de sí mismo en un primer encuentro.

En otras palabras, mantener un poco de misterio puede ser beneficioso, sobre todo para las personas con cualidades menos cautivadoras. De hecho, Mitja Back, coautor del reciente estudio, ha constatado a través de otro análisis de los datos obtenidos y aún no publicado que la impresión «empañada» en la primera cita no tuvo consecuencias negativas para continuar el contacto, al menos durante las siguientes seis semanas. 

Christiane Gelitz

Referencia: «Blind at first sight: The role of distinctively accurate and positive first impressions in romantic interest». L. Gazzard Kerr et al. en Psychological Science, vol. 31, n.o 6, págs. 715-728, 2020.

 

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.