Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

29 de Septiembre de 2020
Adicción

Ciertas mutaciones genéticas afectan el riesgo de adicción a la cocaína

Las alteraciones puntuales identificadas modifican los receptores nicotínicos de las neuronas.

De confirmarse, el hallazgo ofrecería nuevas alternativas para el desarrollo de tratamientos efectivos contra la dependencia a la cocaína. [iStock/Dudbrain]

La ausencia de una terapia farmacológica dificulta el tratamiento de la adicción a la cocaína. Asimismo, la elevada tasa de recaída también supone un obstáculo para la recuperación de las personas afectadas por el consumo de esta sustancia. Ahora, un estudio, publicado por la revista Progress in Neurobiology, identifica dos mutaciones genéticas en los receptores nicotínicos, localizados en las neuronas, que desempeñan un importante papel en el proceso de dependencia.

En el cerebro, la cocaína inhibe los transportadores del neurotransmisor dopamina, hecho que favorece la acumulación de esta molécula en los circuitos neuronales de recompensa e incrementa la sensación de placer. Sin embargo, el principio activo de la coca también actúa sobre los receptores nicotínicos, formados por distintas subunidades. Alrededor del 37 por ciento de la población europea presenta una alteración genética en la subunidad alfa-5, denominada alfa-5SNP, que incrementa la dependencia a la nicotina, pero reduce el riesgo de adicción a la cocaína.

Los investigadores, del Instituto Pasteur, la Universidad de la Sorbona y el Hospital de París, liderados por Uwe Maskos, alcanzaron dicha conclusión tras insertar la mutación en el genoma de ratas y evaluar la conducta adictiva de los animales. Tras las primeras sesiones de exposición a la droga, observaron que los roedores modificados accionaban con menor frecuencia el mecanismo que les proporcionaba una dosis de cocaína. Sin embargo, el efecto desapareció en etapas tardías del proceso de adicción, hecho que sugiere que la «protección» que confiere la alteración genética es temporal y restringida a las primeras fases.

Los científicos confirmaron este resultado en un grupo de 350 pacientes con problemas de adicción a la cocaína, formado por una mayoría de hombres de 39 años de edad media. De acuerdo con los datos, aquellos que presentaban la mutación tardaron más tiempo en desarrollar la dependencia.

De forma interesante, en los roedores, la deleción completa de la subunidad alfa-5 aumentó el riesgo de recaída después de un período de abstinencia, pues ello resultó en la activación del sistema cerebral de recompensa. Esta observación llevó a los autores a identificar otra alteración genética, en la subunidad beta-4, asociada a una reducción del tiempo de recaída tras la terapia de rehabilitación.

Maskos y su equipo concluyen que las mutaciones en los receptores nicotínicos podrían constituir marcadores del riesgo de adicción y recaída en el consumo de cocaína. Por ello, señalan la necesidad de realizar ensayos clínicos que evalúen la modulación de estos receptores como posible opción terapéutica para los pacientes.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Alterations in nicotinic receptor alpha5 subunit gene differentially impact early and later stages of cocaine addiction: a translational study in transgenic rats and patients», de B. Forget et al., en Progress in Neurobiology, publicado el 23 de agosto de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.