Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

28 de Noviembre de 2019
Neurología

Cómo el cerebro humano compensa la pérdida de un hemisferio

Un estudio revela la formación de fuertes conexiones sinápticas entre distintas áreas a fin de recuperar la función cerebral normal.

El mapeo de las redes neuronales permitió identificar los cambios que ocurren tras una hemisferectomía. En la imagen, escáner cerebral, obtenido mediante resonancia magnética, de un sujeto adulto con un solo hemisferio. [Centro para la Imagen Cerebral del Instituto Tecnológico de California]

A fin de aliviar los síntomas de algunas formas incurables de epilepsia, en ocasiones, resulta necesario extirpar por completo el hemisferio cerebral afectado. Pero, ¿de qué manera contrarresta el cerebro humano esta ausencia?

A fin de dilucidar dicha cuestión, Lynn K. Paul y su equipo, del Instituto Tecnológico de California, en colaboración con científicos del Hospital General de Massachusetts, el Instituto de Tecnología también de Massachusetts y la Universidad Estatal de Singapur, reclutaron a 6 individuos adultos, de entre 20 y 30 años, que experimentaron una hemisferectomía durante la infancia. En concreto, entre los 3 meses y los 11 años de edad. La revista Cell Reports publica el estudio.

Mediante neuroimágenes de alta resolución, los científicos elaboraron un detallado mapa de las conexiones neuronales de cada uno de los sujetos y lo compararon con el de voluntarios con ambos hemisferios. De forma interesante, los datos revelaron que, en ausencia de un hemisferio, las sinapsis neuronales más fuertes son aquellas que conectan distintas redes. En concreto, las relacionadas con los estímulos visuales, táctiles, de temperatura, posición y motores. Ello difiere de un cerebro normal, donde la comunicación entre neuronas más robusta se halla dentro de una misma red.

Asimismo, los investigadores observaron que cada uno de los sujetos presentaba un patrón de conectividad particular. Para los autores, dicho resultado sugiere que tras la hemisferectomía el cerebro sufre una reorganización adaptativa de las redes neuronales, en vez de amplificar las ya existentes; hecho que permitiría mantener la función cognitiva, así como la consciencia.

A pesar de la pérdida de un hemisferio, los científicos destacan la capacidad de los individuos para moverse o comunicarse de forma casi normal. Sin embargo, aunque el reducido número de participantes no permite formular conclusiones definitivas, postulan que los sujetos cuyas conexiones neuronales difirieron en mayor medida de las de los voluntarios del grupo de control presentaron también ciertos déficits cognitivos.

Para Paul y sus colaboradores el hallazgo ahonda en la comprensión del proceso de reorganización que ocurre tras una lesión cerebral, ya sea por un traumatismo, un ictus o una hemisferictomía. En un futuro, investigarán el modo en que las áreas restantes realizan las tareas y funciones cerebrales tras el proceso de compensación.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Intrinsic functional connectivity of the brain in adults with a single cerebral hemisphere», de D. Kliemann et al., en Cell Reports; 29, páginas 2398-2407, publicado el 19 de noviembre de 2019.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.