Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

2 de Abril de 2020
Estrés

Cómo el estrés puede provocar fiebre

Identifican un circuito neuronal mediante el cual el estrés psicológico induce respuestas fisiológicas, como el aumento de la temperatura corporal.

El aumento de temperatura prepara los músculos para huir o luchar, pero también puede ocasionar enfermedades crónicas. [iStock/AnitaVDB]

La ansiedad, el agobio, la tensión o el agotamiento que aparecen cuando exigimos a nuestro organismo un esfuerzo superior al habitual desencadenan una serie de reacciones que alteran su funcionamiento. Pero, ¿mediante qué mecanismos el estrés induce algunas de estas respuestas? Ahora, Kazuhiro Nakamura y su equipo, de la Universidad de Nagoya, en Japón, afirman haber hallado la respuesta.

En su trabajo más reciente, publicado por la revista Science, los científicos describen cómo el estrés estimula el sistema nervioso simpático, responsable de controlar las reacciones del organismo ante estímulos externos, hecho que incluye la función cardíaca o la temperatura corporal. Al parecer, una pequeña área cerebral, que incluye la corteza peduncular dorsal y la tenia tecta dorsal (DP/DTT, por sus siglas en inglés), sería la clave.

El marcaje de las neuronas de esta región reveló la existencia de conexiones nerviosas con el núcleo dorsomedial del hipotálamo. De acuerdo con resultados anteriores de los mismos autores, la activación de este núcleo estimula las células de la grasa parda, cuya función principal es la producción de calor.

Así pues, en ratas expuestas a un estrés social, esto es en contacto con otro roedor agresivo, los investigadores observaron un incremento de temperatura en el abdomen y la zona situada entre las escápulas u omóplatos de los animales. Sin embargo, la inactivación de los circuitos neuronales DP/DTT mediante la administración de muscimol, un compuesto psicoactivo del hongo Amanita muscaria, eliminó el efecto termogénico del estrés. Asimismo, la reducción del ritmo cardíaco, así como la presión arterial media, también fue notable.

A nivel molecular, los científicos identificaron al neurotransmisor glutamato como el responsable de mediar la comunicación entre las neuronas de la región DP/DTT y el núcleo dorsomedial del hipotálamo. De forma interesante, la estimulación de estas dos redes neuronales mediante luz indujo respuestas fisiológicas parecidas a las provocadas por el estrés, aun cuando los roedores se hallaban tranquilos y relajados.

Para los autores, el hallazgo añade una pieza más al rompecabezas de la neurobiología del estrés. El aumento de temperatura prepara a los músculos ante una eventual situación de lucha o huida. No obstante, la fiebre emocional o psicógena también puede conllevar el desarrollo de problemas de salud crónicos. Conocer los mecanismos responsables ayudará a diseñar estrategias para prevenir posibles complicaciones, en una sociedad cada vez más sobrecargada y tensionada.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «A central master driver of psychosocial stress responses in the rat», de N. Takoaka et al. en Science; 367(6482): páginas 1105-1112, publicado el 6 de marzo de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.