7 de Mayo de 2021
Fisiología animal

Cómo gusanos sin cabeza perciben la luz para orientarse

Estas simples criaturas poseen células sensibles a la luz, distribuidas a lo largo de todo el organismo, que les permiten hacer algo extraordinario.

Ejemplar de la especie Schmidtea mediterranea, ampliamente usada en estudios de regeneración y desarrollo. [Wikimedia Commons]

Los platelmintos, también llamados gusanos planos, decapitados pueden «ver» hacia donde se dirigen, gracias a células fotosensibles repartidas por todo su cuerpo.

Como muchos animales, los gusanos planos tienen ojos que responden a la luz. Sin embargo, estudios anteriores sugieren que los platelmintos poseen la capacidad de detectar y reaccionar a un estímulo luminoso, sin necesidad de usar sus ojos.

En su investigación, publicada por la revista Procedings of the National Academy of Sciences, Akash Gulyani, en la actualidad investigador de la Universidad de Hyderabad en la India, y sus colaboradores decapitaron gusanos de la especie Schmidtea mediterranea para, a continuación, exponerlos a luz ultravioleta A (UV-A). De forma interesante, al igual que los gusanos intactos, los animales sin cabeza se alejaron de la luz.

Gusanos planos decapitados huyendo de una fuente de luz ultravioleta. [Nishan Shettigar]

Tras analizar la expresión génica en todos los tejidos de los gusanos, los investigadores hallaron redes de células, distribuidas a lo largo del organismo de los animales, capaces de coordinar este tipo de movimiento. Estas células contenían un nuevo tipo de proteína sensible a la luz, presente también en células pigmentarias de los platelmintos.

Recién salidos del huevo, los gusanos no presentan está habilidad, hecho que sugiere que la adquieren durante la edad adulta. Dado que los gusanos planos son animales nocturnos, los autores postulan que este mecanismo evolucionó para protegerlos de la luz del sol, incluso cuando descansan y no usan ni sus ojos, ni su cerebro.

Nature Research Highlights

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia, con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Discovery of a body-wide photosensory array that matures in an adult-like animal and mediates eye–brain-independent movement and arousal», de N. Shettigar et al., en Proceedings of the National Academy of Sciences; 118(20):e2021426118, publicado el 18 de mayo de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.