Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

28 de Abril de 2020
Metabolismo

¿Cómo influye la insulina cerebral en el peso y la distribución de la grasa corporal?

Las personas cuyo cerebro muestra resistencia a la hormona presentan una mayor acumulación de tejido graso en la zona abdominal, además de dificultades para adelgazar.

El hallazgo podría explicar por qué algunas personas experimentan beneficios limitados tras modificar su estilo de vida y adoptar hábitos saludables. En la imagen, tinción hematoxilina/eosina de tejido adiposo. [iStock/Dr_Microbe]

No todos los cerebros responden de igual forma a la insulina. De hecho, una parte de la población muestra una respuesta atenuada a la hormona en este tejido, condición que a menudo se denomina como resistencia a la insulina de las células del cerebro. Pero ¿qué papel desempeña en el mantenimiento del peso corporal y la acumulación de grasa?

A fin de responder dicha pregunta, Martin Heni y su equipo, de la Universidad de Tubinga, en Alemania, en colaboración con científicos de otros centros de investigación del país, iniciaron el ensayo TULIP, diseñado con el objeto de modificar el estilo de vida de los participantes y fomentar la adopción de hábitos saludables. El programa, que empieza con una fase intensiva de 9 meses y continúa a lo largo de 2 años, combina la práctica de actividad física con una dieta baja en grasas y rica en fibra. En él, participaron 300 voluntarios con un alto riesgo de padecer diabetes de tipo 2.

Sin embargo, los datos recogidos en el trabajo, publicado por la revista Nature Communications, refieren a un pequeño grupo de 15 individuos, de ambos sexos y 45 años de edad promedio. La sensibilidad a la insulina de estos participantes se midió mediante magnetoencefalografía, una técnica no invasiva capaz de registrar el efecto de la hormona sobre la actividad cerebral.

Durante los primeros 9 meses de la intervención, los investigadores observaron que los sujetos con mayor resistencia a la insulina perdían menos peso corporal; cantidad que, además, recuperaban antes de finalizar el programa. El análisis de la grasa visceral, es decir aquella que rodea los órganos de la cavidad abdominal, también reveló que la falta de sensibilidad a la hormona se asocia con un incremento de este tipo de tejido adiposo. Estos resultados se mantuvieron a lo largo de los 9 años que duró el seguimiento realizado a los participantes.

En una segunda fase del estudio, los científicos reclutaron otros 112 voluntarios, también de ambos sexos, mas 39 años de edad promedio, para dilucidar la relación entre la sensibilidad a la insulina del hipotálamo y la distribución de grasa en el organismo. Esta región cerebral participa en la regulación del metabolismo periférico y tras la ingesta de alimentos, o bien la administración intranasal de la hormona, el flujo sanguíneo que la irriga disminuye, como respuesta a la insulina. Ello permitió a los autores hallar que en los sujetos con resistencia, la grasa se acumulaba en la zona abdominal, pero no en las zonas subcutáneas de glúteos, caderas y muslos.

Dado que la grasa visceral se asocia con un mayor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, así como de sufrir patologías cardiovasculares y cáncer, Heni y sus colaboradores destacan la importancia de las conclusiones de su investigación. De corroborarse en futuros ensayos que incluyan un mayor número de participantes, el diseño de estrategias que reduzcan la resistencia a la insulina en el cerebro podría ayudar a tratar los trastornos metabólicos.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Brain insulin sensitivity is linked to adiposity and body fat distribution», de Stephanie Kullmann et al., en Nature Communications; 11:1841, publicado el 15 de abril de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.